Blog

5a Noche de Hogar de Afirmación – México

por: César Carreon Tapia

El devocional «Sube la Montaña del Hoy» fue una experiencia muy especial en la que pude compartir un momento agradable y pude ser nutrido espiritualmente por los mensajes que se compartieron. Fue la primera noche de hogar a la que asistí y me llevo un grato recuerdo, un testimonio y el deseo de asistir a la próxima reunión. El ver a los miembros de la Iglesia LGBT reunidos con el propósito de recibir instrucción y adorar a Dios es una de las mejores oportunidades de percibir la fe y esperanza que este grupo tan particular posee.

Cuando escucho a una congregación entonando algún himno, acostumbro poner atención al espíritu que la música atrae. Durante la actividad tuve la oportunidad de dirigir los himnos y quisiera compartir que es de las ocasiones en las que he podido percibir grandemente un sentimiento tan positivo como el que sentí durante la noche de hogar, un sentimiento de paz y de fe, pero sobre todo de unidad. Al poner atención a las voces de la congregación es una experiencia especial, donde podemos escuchar la armonía, la fuerza y vigor, el tono y la tesitura de cada voz, pero con mayor gozo podemos escuchar la unión de tantas voces alabando al mismo Padre y de esta manera podemos ser edificados.

Captura de pantalla 2014-09-01 a la(s) 19.39.14Los mensajes que recibimos fueron sobre cómo podemos seguir ascendiendo a lo largo de nuestra vida, empezamos escuchando algunas palabras del presidente de Afirmación – México, Adrián Sánchez Román, quien nos habló acerca de la experiencia de hablar abiertamente con los líderes de la Iglesia, así como sobre la importancia de enseñarles los propósitos e ideas que aporta Afirmación. Después escuchamos a Aralim Moreno, quien enseñó acerca de la importancia de la oración y cómo se vuelve un medio de comunicación directa con nuestro Padre Celestial por el cual podemos crear una relación cercana con Él y conocer Su voluntad para nuestra vida, recordándonos que debemos «orar todos los días y ver si estamos orando de una manera adecuada, y si no, corregir la forma en que oramos para hacerlo de una manera sincera». Tomó la palabra después el hermano Carlos Peralta, quien nos dijo que todos podemos ser triunfadores, y nos testificó del gran valor que tenemos como hijos de Dios, haciendo una comparación con el momento de la fecundación, comprobando así que ya habíamos ganado antes una carrera contra cientos de millones de competidores, y que lo conseguimos gracias a las características divinas que contiene una sola célula. ¡Cuán mayor es ahora nuestra capacidad de llegar a la meta! Concluyó la serie de discursos Hugo Mata, quien habló de la importancia de establecer metas en espíritu de oración y con ayuda del estudio de las Escrituras, compartió su testimonio de cómo el Señor le ayudó a vislumbrar cómo sería el camino de su vida después de dedicarse en estudio y oración a preguntarle con fe; nos invitó también a medir ese progreso y a informarlo día a día en oración a nuestro Padre Celestial.

La segunda hora fue una actividad donde todos tuvimos oportunidad de participar, Diálogos por la Afirmación. Pudimos discutir brevemente lo que diríamos a un amigo o amiga que nos preguntara si se podía ser mormón y gay al mismo tiempo. Como conclusión puedo decir que la respuesta sería algo mas o menos así: «Claro que se puede. No sé cómo, pero puedo presentarte algunas personas que lo han logrado, puedes aprender de ellas y tomar para tu vida lo que consideres útil. Claro que se puede. Sólo debes intentarlo, no hay un camino único. Claro que se puede. Lo más importante es que sigas la guía de un Padre que te ama tal y como eres. Claro que se puede».

"Sube la Montaña del Hoy"
«Sube la Montaña del Hoy»

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.