Blog

Afirmación Colombia: Nuevos grupos y extendimos un puente entre las comunidades LGBTQ y de fe

Afirmación: Quiénes somos y cómo servimos

Por John Gustav-Wrathall

Recientemente volví de un increíble viaje de doce días a Colombia, asistí a conferencias de Afirmación en Bogotá y Cali, y me reuní con líderes de Afirmación, así como con líderes y políticos de la comunidad LGBTQ en Bucaramanga, Barranquilla y Cartagena.

Conocí personas increíbles e inspiradoras.

Conocí a una pareja de lesbianas en Bogotá que han estado juntas como pareja ¡desde 1975! Lloramos juntos, ya que cada uno compartió lo que ha significado para nosotros, haber hecho un compromiso por amor de esta naturaleza en momentos y lugares donde dicho compromiso era visto como un acto radical, con poco apoyo social y sin reconocimiento legal.

Conocí a refugiados venezolanos y escuché relatos con mis propios oídos sobre las tribulaciones del pueblo venezolano en este momento.

Conocí a una pastora metodista y madre de un niño trans que decidió convertirse en miembro fundador de una nueva organización de Mamá Dragonas en Colombia.

Conocí a una adorable niña trans de siete años y cabello púrpura llamada Luna y su feroz Mamá Dragona, y me conmovió mucho ver a Luna recibir amor y aceptación incondicionales de la comunidad de Afirmación, algo que recibe menos fuera de Afirmación. Pensé: «Una niña de siete años merece nada menos que una feroz protección y amor de cada ser humano que se cruza en su vida».

Conocí a una exactivista trans y mormona en Barranquilla, que se está uniendo a otros para hacer frente a la violencia y el asesinato a la comunidad trans, que ha cobrado la vida de demasiadas personas trans latinoamericanas, y que está trabajando para empoderar a la comunidad trans colombiana en las áreas salud mental y física y educación. Ella es una inspiración para muchos! Quiero llevarla a la próxima Conferencia de Afirmación en Utah porque creo que todos en nuestra organización necesitan escuchar su historia.

Me reuní con políticos colombianos que se enfrentan a la corriente del odio racial, la xenofobia, el sentimiento anti-inmigratorio, la homofobia y la transfobia que parecen estar envolviendo la política de tantos países en este momento.

Me reuní con funcionarios del gobierno en Bogotá para contarles sobre qué es Afirmación, sobre nuestra misión y sobre los programas que estamos desarrollando para apoyar esa misión. Me reuní con el director de organizaciones de servicio comunitario LGBTQ en Cartagena, una ciudad del norte de la costa caribeña de Colombia, y en Bogotá, la capital, y aprendí más sobre el increíble servicio que brindan a miles de bogotanos LGBTQ.

Me reuní con terapeutas que brindan apoyo a los colombianos LGBTQ que luchan con el rechazo familiar y comunitario.

Escuché a los miembros colombianos de Afirmación hablar sobre lo que significa Afirmación para ellos. De testimonio en testimonio, es posible resumirlos en una sola palabra: Amor.

Afirmación en Colombia se ha convertido en un refugio para colombianos de una variedad de orígenes religiosos. Aunque la mayoría de los participantes en Afirmación Colombia son Santos de los Últimos Días, o ex SUD, en Colombia los católicos, los evangélicos, los «cristianos sin denominación» y los Testigos de Jehová también eligen participar.

Un joven refugiado venezolano, que también es Testigo de Jehová, fue totalmente expulsado de su familia. En este momento no hay un grupo en América Latina para los Testigos de Jehová LGBTQ, por lo que han estado viniendo a Afirmación en Argentina y Colombia. Este joven refugiado está hablando de comenzar una organización para los Testigos de Jehová, y Afirmación se compromete a brindarle todo el apoyo que necesite para que esto suceda.

Independientemente del credo particular de uno, siempre se aplican los principios básicos de Afirmación, y así se bendicen las vidas de los no mormones, especialmente aquellos que provienen de entornos religiosos que son extremadamente homofóbicos. Afirmación es bendecida por ellos también. En nuestra última «reunión de testimonio» en Bogotá, fue hermoso escuchar testimonios de amor y fe de católicos, evangélicos y Testigos de Jehová entremezclados con los testimonios de santos de los últimos días. Para mí, fue un hermoso anticipo del Reino Celestial que nos dejó a todos, independientemente del credo, ¡lágrimas de alegría!

Quiero contarles lo que los líderes políticos colombianos y de la comunidad LGBTQ nos dijeron en todos lados. Ellos quieren ver una Afirmación que permanezca plenamente comprometida con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que persista permanentemente en su misión de fomentar el diálogo dentro y alrededor de la Iglesia, y que está haciendo el trabajo espiritual que permitirá a las personas LGBTQ, dentro de esta comunidad única, el contexto y estructura de creencias de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para encontrar formas de afirmarse que sean exclusivas de los miembros de esta Iglesia. El director ejecutivo de Caribe Afirmativo, una organización internacional de derechos LGBTQ, estaba ansioso por reunirse con nosotros para decirnos cuán importante es el papel que él considera que desempeña la espiritualidad en la salud emocional y mental de las personas LGBTQ, y para alentarnos a seguir trabajando en el ámbito espiritual. ¡Es un trabajo duro, y puede ser un trabajo doloroso! Pero es el trabajo que estamos decididos a llevar a cabo.

Afirmación actualmente está organizando cinco grupos en Colombia, con la probabilidad de organizar dos más después de eso. Hemos establecido grupos con presidencias oficiales en Bogotá, la capital, y en Cali, una ciudad importante en el extremo suroeste de Colombia. Afirmación también tiene un grupo incipiente ahora en Guayaquil, Ecuador, que fue fundado con la ayuda de los líderes de Afirmación de Colombia, que probablemente continuará teniendo estrechos vínculos con Colombia y, al menos hasta que Afirmación esté mejor establecida en Ecuador, será supervisado por nuestra presidencia regional en Colombia.

Tenemos grupos informales que se reúnen y hacen cosas divertidas juntos en Bucaramanga, en Cartagena y en Valledupar, donde estamos trabajando para lograr una organización más formal. En esta visita, Carlos Castillo Casas, el presidente saliente de Afirmación Colombia, y yo nos reunimos con líderes potenciales en Bucaramanga y Cartagena, y nos reunimos con personas que consideramos que podrían proporcionar el tipo correcto de liderazgo en esas ciudades.

Tenemos contactos en Barranquilla y Medellín. Medellín es una ciudad importante en Colombia, pero también es un lugar difícil para que los grupos comunitarios LGBTQ se organicen debido a su extremo conservadurismo social y político. El conservadurismo social dentro y fuera de la Iglesia es un desafío en muchas partes de Colombia fuera de la capital. Un miembro de nuestro grupo en Cartagena, y un posible presidente de Afirmación Cartagena, nos dijo que conocía al menos cincuenta miembros LGBTQ de la Iglesia que necesitaban el apoyo de Afirmación solo en Cartagena, pero la gran mayoría todavía está en el armario.

Afirmación Colombia fue fundada en 2016. En ese momento, solo teníamos un grupo organizado en Colombia, en Bogotá. El presidente de «Afirmación Colombia» también fue el presidente del grupo de Afirmación Bogotá. Ahora que los grupos de Afirmación se estaban formando en varias ciudades diferentes, hace un par de meses me reuní con Carlos Castillo Casas, entonces presidente de Afirmación en Colombia, y le dije que necesitábamos que abandonara su papel como líder de grupo en Bogotá para poder enfocarse en fomentar el liderazgo en las demás ciudades de Colombia. En nuestra conferencia en Bogotá, el liderazgo nacional de Afirmación se separó oficialmente del liderazgo del grupo de Bogotá, y se formó una nueva presidencia de Afirmación Bogotá. Pero Carlos dio un paso más allá y lo hizo todavía mejor… Había cultivado un nuevo grupo de líderes para tomar su lugar, por lo que se formó una nueva presidencia de Afirmación Colombia. Una visión que tenemos para el liderazgo de Afirmación es que queremos que las personas puedan dar un paso adelante y liderar por un tiempo, nutrir sus propios reemplazos y luego dar un paso atrás y dejar que otros lideren.

A partir de una reorganización instituida en febrero de 2019, Afirmación ahora tiene tres comités de área organizados específicamente para supervisar el establecimiento y la creación de las presidencias regionales, que a su vez se encargan de supervisar el establecimiento y la creación de los grupos locales. Los tres comités de área son EE. UU./Canadá, América Latina y Europa/África/Asia/Pacífico. Cada miembro del Comité Ejecutivo de Afirmación supervisa y es presidente de uno de estos comités de área: Nathan Kitchen en Estados Unidos/Canadá; Jairo Fernando González Díaz en América Latina y Laurie Lee Hall en Europa/África/Asia/Pacífico.

Carlos Castillo Casas ha sido invitado recientemente a unirse a la Junta Internacional de Afirmación y será asignado al Comité del Área de América Latina para ayudarnos a fortalecer y organizar las presidencias regionales y de grupos en toda América Latina.

A principios de este año, un miembro querido de nuestro grupo de Afirmación de Cali se suicidó. Los miembros y líderes de los grupos de Cali, así como los líderes y miembros de Afirmación de toda Colombia que conocían a Leonardo, estaban con el corazón roto. Todos naturalmente se preguntaron qué más podrían haber hecho, y algunos se culparon por no haber podido salvarlo. De hecho, Leonardo había hecho un intento de suicidio antes, y Carlos Castillo Casas se había reunido con el obispo de Leonardo y con su familia, quienes estaban haciendo todo lo posible para salvar a Leonardo y estaban agradecidos por el apoyo que le había brindado Afirmación.

Una de las cosas que aprendemos en nuestro entrenamiento de prevención de suicidio QPR es que el suicidio es muy prevenible. Otros líderes de Afirmación y yo hemos estado involucrados en situaciones en las que las personas de hoy están vivas debido al apoyo oportuno que recibieron de nosotros u otros miembros de Afirmación. Pero todavía ocasionalmente perdemos gente. Perdimos a Leonardo. Afirmación Colombia eligió como tema de las conferencias de este año en Bogotá y Cali, «Elijo quedarme. Elijo luchar. Elijo vivir». Ambas conferencias y todas nuestras reuniones incluyeron importantes enseñanzas sobre los principios de prevención del suicidio que han demostrado salvar vidas.

Si tú, o alguien que conoces, tiene pensamientos suicidas, le insto a que se comunique con alguien. (Las líneas de ayuda se publican al final de este artículo). Si aún no ha realizado el entrenamiento de prevención de suicidio QPR, te insto a que lo hagas en la primera oportunidad. Esta capacitación básica y simple que cualquiera puede dominar ahora está disponible en cada conferencia que Afirmación organiza.

En los Evangelios, Cristo nos promete que «Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, Yo estoy en medio de ellos» (Mateo 18:15-20). Puedo ofrecerles mi testimonio personal de que Jesús estuvo allí con nosotros en Colombia. En cada parada en nuestro camino, mientras los miembros de Afirmación compartían historias, rezaban, cantaban, reían, Cristo estaba allí en medio de nosotros.

Mi último día en Colombia tuve el privilegio de quedarme en la casa del nuevo presidente de Afirmación Colombia, Miguel Ángel, y su esposo Iván. Ayer por la mañana tuve la oportunidad de escuchar a Iván contarme su historia. Durante unas dos horas derramó su corazón, sin filtrar y sin purgar. Se convirtió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días a una edad temprana y sirvió en una misión en Chile. La Iglesia trajo mucho bien a su vida. Esa parte parecía bastante común. Pero luego lo escuché contar una historia que en algunos momentos fue desgarradora y aterradora. Sin compartir muchos detalles específicos de su historia, puedo decir que una de las cosas verdaderamente malvadas en este mundo es la pobreza, debido a las formas en que hace que las personas sean tan vulnerables. También puedo decir que había fuerzas del mal rodeando a este joven que conspiró para arruinarlo y destruirlo. Y desafortunadamente, debido a que era homosexual, y debido a la homofobia en la Iglesia, la Iglesia le falló en puntos importantes cuando podría haber estado allí para protegerlo y levantarlo.

Pero entonces… (y gracias a Dios hay un «pero entonces…») conoció a Miguel Ángel. Y luego encontró Afirmación. Y aprendió de Miguel Ángel que el amor podría ser puro. Y aprendió de Afirmación que nada, absolutamente nada, podía separarlo del amor de Dios. Y esas dos cosas literalmente lo salvaron. Le salvó la vida, le salvó el alma. Lo salvó de todas las formas posibles para que una persona se salve. Cuando me contó su historia, lloré. Y cuando terminó su historia, me abrazó y me abrazó con fuerza, lloró y dijo una y otra vez: «Gracias por Afirmación. Gracias por traernos Afirmación».

Miguel Ángel fue convertido al Evangelio por su esposo Iván. Asisten activamente a su barrio y tienen testimonios de la Iglesia. Iván estaba muy preocupado por el hecho de que mi trabajo para Afirmación a veces me aleja de mi esposo por largos períodos de tiempo, y quería encontrar alguna forma de agradecerle a Göran. Me dio una nueva combinación triple en español, que acababa de comprar para él, para dársela a mi esposo. Casi no podía aceptarlo, sabiendo lo sacrificio que era para él. Pero no puedes decir no a este tipo de regalos del corazón.

Miguel Ángel e Iván me dejaron dormir en una cama de invitados en su pequeño departamento en la Engativa en Bogotá. Me dieron una de las comidas más deliciosas que comí en Colombia, una sopa de verduras y pollo colombiana muy tradicional, servida con arroz y un poco de jugo recién exprimido de algunos cítricos de los que nunca había oído hablar. Me invitaron a orar durante la comida. Y luego, antes de retirarme esa noche, me invitaron a ser parte de su oración familiar. Nos arrodillamos y oramos, y sentí a Cristo allí, en medio de nosotros en ese hogar muy humilde pero muy hospitalario, mientras Iván derramó su corazón y agradeció a Dios por Afirmación y rogó a Dios que nos bendiga en el trabajo que hacemos.

Muchos de nosotros hemos sido heridos y traumatizados en la Iglesia. Esto es cierto. Pero nunca debemos permitir que nada ni nadie, ni poderes, ni principados, ni tronos, ni dominios, nos hagan creer que algo puede separarnos del amor de Dios. Ese hecho, ese testimonio, puede salvarnos. Y puede salvar a quienes nos rodean, cuyas vidas tocamos.

Nunca intentaré hacer este trabajo que hacemos sin oración y sin el Espíritu de Dios. Tengo un testimonio de la Iglesia. La gente me pregunta cómo reconcilio eso con ser gay. Y creo que la respuesta más simple a esa pregunta es que los santos no son perfectos y no saben todas las cosas. Eso se refleja en las cuatro misiones de la Iglesia, que incluyen «perfeccionar a los santos» y en nuestros Artículos de Fe, que nos enseñan que «muchas grandes y gloriosas verdades» aún «se han de revelar». Conozco a Dios. Y sé que hay un lugar para mí en el reino de Dios, por lo que debe haber un lugar para mí en la Iglesia. Planeo quedarme y esperar el momento en que todos resolvamos eso juntos.

Mientras tanto, está Afirmación.

Aquí hay algunos números de teléfonos y sitios web que puedes recurrir si te sientes en peligro de poner fin a tu vida:

Suicidio: Teléfonos y sitios web

O puedes comunicarte con nosotros en cualquier momento del día o la noche a nuestro chat en Facebook, Twitter o Instagram, así como en [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.