Afirmación, el grupo de apoyo a la comunidad LGBT mormona, ha visto un «cambio radical» en sus 40 años

Por Peggy Fletcher Stack y Jennifer Dobner
Traducción por Israel Flores Alvarez, esta traducción originalemente se publicó en Facebook
Publicado originalmente in inglés en el Salt Lake Tribune
Afirmación, un grupo de apoyo para los mormones LGBT, nació en 1977, en un momento en que la admisión de la atracción por el mismo sexo entre los fieles SUD era una cuestión de agitación interna, profunda vergüenza y rechazo religioso, incluso una causa de suicidio.
En ese momento, la Iglesia SUD consideraba su sexualidad como algo perverso y pecaminoso, y su amor como impío. Cualquier aceptación hacia los miembros gay era tratada con suma cautela.
Ahora, 40 años después, cientos de miembros y ex miembros LGBT de la iglesia, sus familias y amigos, están celebrando el aniversario de Afirmación abiertamente y con gusto en una conferencia de tres días en el Utah Valley Convention Center en Provo, muchos abrazando su homosexualidad y la fe mormona.
El grupo tiene un director ejecutivo remunerado a tiempo completo, John Gustav-Wrathall, miembros en más de una docena de países y, a finales de 2017, habrá organizado 19 eventos, incluyendo conferencias regionales y esta reunión nacional anual.
En esta reunión, que comenzó el viernes, hubo sesiones para jóvenes, madres, padres, aliados, defensores, personas de color, cónyuges y líderes laicos. Los asistentes podrían encontrar las presentaciones que mejor se adapten a sus necesidades, ya sean mormones activos, post mormones, no mormones, cristianos, espirituales, pero no religiosos, seculares o ateos. El domingo, último día de la conferencia, los participantes pueden unirse a un coro, practicar yoga o asistir a un devocional espiritual.
«Una de las necesidades más urgentes de los mormones LGBT es dar sentido a las contradicciones entre su educación religiosa o su fe como mormones y su experiencia vivida como individuos LGBT», dijo la presidenta de Afirmación, Sara Jade Woodhouse, en un comunicado de prensa. «Afirmación satisface ambas necesidades a través de una vibrante comunidad en la que los individuos pueden conectarse y encontrar apoyo en cualquier camino de reconciliación y sanación que escojan».
El grupo ha visto un «masivo cambio radical», dice Gustav-Wrathall, en la relación entre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y sus miembros homosexuales.
«Hace diez años, el tema de la experiencia LGBT en el mormonismo era simplemente un tabú», dice. «Ahora hay una avalancha de discusiones que ocurren todos los días».
Una vez fue «casi inaudito para una persona LGBT salir del closet desde el púlpito», dice, «ahora eso sucede con cierta frecuencia».
Afirmación comenzó como un simple esfuerzo por parte de los activistas de la Universidad de Brigham Young para asegurar a los mormones homosexuales que eran amados y no estaban solos, mientras trataban de impedir que se suicidaran. En poco tiempo, los grupos surgieron en Salt Lake City, Denver, Los Ángeles, todo el país y, finalmente, alrededor del mundo.
Así como muchos miembros de Afirmación han abrazado de nuevo la fe mormona, otros han optado por tomar su propio camino fuera de la Iglesia con sede en Utah, como parte de su proceso de sanación.
«O eres ex-gay y mormón o ex-mormón y gay», dijo Gustav-Wrathall. «No hay espacio para ser ambos».

Aún cuando los padres aceptan a sus hijos gais, declara: «es raro si ellos se vuelven aliados públicamente».

Los propios padres de Gustav-Wrathalls que eran devotos a la Iglesia SUD lucharon por encontrar un equilibrio entre su amor paternal y las reglas de la Iglesia, los cuales, en ese tiempo, todavía era enseñado que ser gay era un pecado.

«Vengo de una generación en la que simplemente esperabas que cuando salieras del armario con tus padres, esto sería una crisis para ellos», recuerda, «ya menudo significaba una alienación intensa al menos por un tiempo».

Hace más de dos décadas, Gustav-Wrathall encontró una pareja permanente del mismo sexo, a la que pudo casarse legalmente en 2008. La pareja tiene tres hijos adoptivos juntos.

«Después de nuestra boda, [mi padre] me apartó y dijo, ‘[los líderes SUD] no saben lo que están haciendo’», recuerda el líder de Afirmación. Añadiendo que su padre dijo: «No entienden».

El director ejecutivo fue excomulgado de la Iglesia, pero mantiene su creencia mormona y ha estado asistiendo a su congregación SUD en Minneapolis desde el 2005.

La Iglesia SUD de hoy dice que ser gay no es un pecado, si no se actúa sobre ello. Sigue oponiéndose al matrimonio gay, aunque apoya las medidas contra la discriminación de Salt Lake City y Utah. También aprobó recientemente el concierto «LoveLoud» en Orem, cuya misión era recaudar dinero para prevenir los suicidios homosexuales.

Irónicamente, dos de las acciones más visibles de la Iglesia, apoyando la Proposición 8 de California, que definió el matrimonio como sólo entre un hombre y una mujer en 2008 y, en 2015, diciendo que las parejas mormones homosexuales son «apóstatas» y generalmente impiden su descendencia rituales mormones hasta que cumplan los 18 años, impulsaron los nacientes movimientos de derechos de los homosexuales hacia el futuro.

Ambos aumentaron enormemente el número de participantes en Afirmación, dice, pero también extendieron sus recursos para satisfacer las necesidades de una población cada vez mayor. En 2013, el grupo de apoyo casi se declaró en bancarrota.

Eso fue una llamada de atención, Gustav-Wrathall dice, obligando a los líderes del grupo a llegar a un espectro más amplio de creyentes.

«No podríamos seguir siendo la organización ex-mormona enojada», dice. «Necesitábamos ser un recurso para aquellos que son homosexuales y mormones, así como aquellos que han abandonado la iglesia».

Con ese fin, los funcionarios de Afirmación se han reunido regularmente en los últimos años con los líderes mormones en la sede de la iglesia en Salt Lake City.

Los puentes no han salido sin desafíos y críticas.

«Algunos de los miembros más antiguos con los que hablas no nos darán un buen informe», dijo Gustav-Wrathall. «Algunos están bastante enojados por el giro que Afirmación dio para un mayor compromiso con la iglesia».

El director defiende el cambio.

«En mi experiencia, el factor número uno en el cambio positivo en torno a estas cuestiones es el compromiso personal directo con las personas LGBT», dice. «Estamos tratando de ser amables el uno al otro y tratando de ser civil y estar en el mismo espacio al mismo tiempo, sin la presión de tener una agenda particular».

Los gais cuentan sus historias y los oficiales de la Iglesia escuchan, dice, «entonces nos cuentan sus historias y escuchamos».

A diferencia del silencio y la negación del pasado, Gustav-Wrathall dice, «ahora podemos hablar».

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*