Blog, Excluido del hogar

Aún no hemos llegado, pero dejemos que la tendencia sea nuestro amigo hoy

Por Jamison Manwaring

Submitted to Affirmation following The Church of Jesus Christ of Latter-day Saint’s reversal of their November 2015 policy changes that prohibited children of LGBTQ parents from being blessed and baptized and characterized members of the church entering into same-sex marriages as apostates. These changes became known within the LGBTQ Mormon community as the “exclusion policy,” “policy of exclusion,” or “PoX.” The day after the reversal of this policy was announced, Nathan Kitchen, President of Affirmation, invited anyone willing to and share their authentic feelings and all their stories of grief, anger, relief, sadness, happiness, confusion, whatever they may be that surround the rescinding this policy. “As President of Affirmation, I want to be sure Affirmation does not hide you or your stories as we move forward,” wrote Kitchen in his invitation. If you have reactions or a story to share about the reversal of the exclusion policy, please send to [email protected]. You can also read other stories and reactions to the reversal of the exclusion policy.

Transcripción: Acabo de escuchar las noticias de mi familia de que el liderazgo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha cambiado la política con respecto a los miembros LGBT. Hace unos años publicaron una política que decía que si un miembro LGBT, que está casado, tiene hijos, sus hijos no pueden ser bautizados en la Iglesia ni bendecidos en la Iglesia hasta que el niño cumpla 18 años y, esencialmente, rechace a sus padres. También declaraba que si alguien es un miembro LGBT y se casa con alguien de su mismo sexo sería excomulgado y considerado un apóstata. Hoy, tres años y medio después, lo cambiaron y ya no tienen esas restricciones para los miembros LGBT. En el momento dijeron que era una revelación de Dios. Algunos creían que era más una política temporal. Ahora dicen que era una política y que ya no está vigente.

Para mí, como miembro de toda mi vida, cuya familia llegó a través de Europa a los Estados Unidos con los pioneros mormones, que llegaron por el Camino Mormón al oeste de los Estados Unidos, este es un gran paso en la dirección correcta. Me alegra que esto esté sucediendo y que los líderes tenían una mentalidad abierta al decir que no iban a estar anclados a una idea con la que salieron hace solo unos años, que obviamente no estaba funcionando. Me alegra que estén abiertos a eso.

Después de la universidad, cuando me uní a Goldman Sachs, no estaba fuera como una persona gay. Cuando me uní a la empresa, me di cuenta de lo que significaba ser una organización inclusiva y de apoyo. Una de las razones por las que me asumí fue porque me sentía muy cómodo en Goldman Sachs. No solo estaban abiertos a que las personas fueran homosexuales, sino que también te animaban a salir del closet. Creían que, si estabas completamente fuera y abierto en lugar de tratar de vivir una doble vida o de intentar esconder parte de uno mismo en el trabajo, preferían ver quién eres y así serías una persona más productiva. Me di cuenta de lo poderoso que es poder estar fuera, ser abierto y estar cómodo en una organización y sentir ese apoyo.

El anuncio del 4 de abril de 2019, ciertamente no fue un anuncio de apoyo para las personas LGBT o un anuncio de que deberías salir y sentirte bienvenido ser gay en la Iglesia. No lo es. La Iglesia todavía no sostiene que puedas estar en una relación del mismo sexo y estar en sintonía con la política de la Iglesia, y ser, esencialmente, uno con Dios; que simplemente no funciona y no es posible. No son un apoyo. Pero pasaron de una posición de tener una política específica contra el matrimonio homosexual y los niños que provienen del matrimonio homosexual a una situación en la que ahora son más neutrales, o tal como eran hace algunos años, antes de que esta política entrara en vigor.

Es un paso positivo, y así lo veo yo. Habrá muchos comentarios por ahí, y quería poner mi comentario también, que es un paso positivo en la dirección correcta. No es como trabajar en Goldman Sachs donde realmente afirman a las personas LGBT y quieren que estés abierto y te apoyan por completo. No es eso. Me encantaría en mi vida que la Iglesia de mi familia y mi educación estén en esa posición. Aún no estamos allí, pero que la tendencia sea nuestro amigo hoy. Seamos felices con el progreso, la mentalidad abierta y el entendimiento (en mi opinión), es lo que ha sucedido. Veremos lo que nos depara el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.