Cada uno conforme a los dictados de su propia conciencia

Esta entrada también está disponible en: Inglés Portugués, Brasil

Laurie Lee Hall dio el siguiente devocional en la Conferencia Internacional Anual de Afirmación 2017, el domingo 24 de setiempre de 2017, en el centro de Convenciones del Valle de Utah

Me siento honrada de tener la oportunidad de hablarles esta mañana de domingo, y los honro por salir a la luz y estar aquí, en esta conferencia este fin de semana. Esta es mi primera conferencia de Afirmación desde que salí de debajo de mi roca, hace un año atrás. Si ustedes son como yo, entonces todas las vistas, los sonidos, y los intensos sentimientos son maravillosas primeras experiencias.

La otra noche, durante la cena en Salt Lake City, algunos de ustedes que son más experimentados que yo describieron el devocional del domingo a la mañana y la reunión de testimonios que le sigue como la mejor parte de la conferencia, y que el servicio de testimonios siempre excede en espiritualidad a cualquier reunión de testimonios de cualquier barrio de los que han sido parte.

Quisiera ofrecer mi nada experimentada opinión de por qué esto es una realidad. En el pasado ayudé a personas a caminar a través del proceso del arrepentimiento, y sin falta cerca del final del camino les expresaría cuánta confiranza y esperanza había encontrado por ellos, porque sabía el esfuerzo que habían hecho para conocer el amor del Salvador y obtener paz. Entonces pienso que esto puede ser verdad para todos ustedes, en esto percibo que tantos de ustedes han pagado un precio, y han hecho el gran esfuerzo necesario para conocer a Dios, y sentir su amor por ustedes, y es evidente por la profundidad de los testimonios que comparten, y que voy a compartir más tarde esta mañana.

Como muchos de ustedes saben, he sido invitada a hacer una serie de entrevistas en los últimos dos meses. Mientras estaba en estas entrevistas he sentido sinceramente que no son sobre mí. Yo lo veo, cada vez que comparto una parte de mi historia, como un regalo dado libremente con amor a cualquiera que pueda beneficiarse de ella. Lo mismo es cierto con esta oportunidad de hablar, aunque debo confesar, me han negado un púlpito desde hace algún tiempo y se siente muy bien estar de pie ante personas cuyo amor me rodea y cuyos corazones están alineados con el mío.

No voy a compartir mucho de mi historia hoy, eso pueden encontrarlo en otros lugares. Pero un principio importante que he aprendido a enfatizar cada vez que comparto mis experiencias es que mi historia puede ser enmarcada de dos maneras muy diferentes: o soy un hombre que luchó porque él quería ser una mujer; o yo soy, y siempre he sido, una mujer que ha luchado por ser vista por lo que es y vivir auténticamente. En todos los casos seré mal entendido si tu punto de vista es como el primer planteo, sin embargo prometo que hay hermosas verdades que se encuentran si puedes verme de la última manera.

También que estoy aquí esta mañana no porque fui la mujer que lideró el diseño y la construcción de numerosos edificios sagrados SUD en los últimos 20 años, ni estoy aquí porque soy la mujer que durante ese mismo lapso de tiempo tuvo las llaves para presidir un barrio y una estaca y ministrar y amar a sus miembros. No, estoy aquí esta mañana, creo, porque llegué a un punto en mi viaje cuando finalmente dije ¡BASTA! ¡Soy una mujer! ¡Es hora de vivir auténticamente o morir!

Para vivir genuinamente me fue requerido presentar sobre el altar cada aspecto de mi identidad personal, quién soy profesional, pública, social, espiritualmente y dentro de mi familia, todo esto debía ser ofrecido como sacrificio potencial para reclamar y poseer mi identidad de género como una hija amada de los Padres Celestiales. Algunas de esas facetas de la identidad personal fueron sacrificadas y perdidas; otras han tenido que ser reinventados. Y se han agregado nuevas identidades, tales como defensora y constructora de puentes.

En mayo pasado, me encontré sentada en la oficina de nuestro presidente de estaca (la misma oficina donde había servido durante casi una década) y recibí un ultimátum de dos opciones insostenibles: Primero: Escribir una carta y renunciar a mi membresía en la Iglesia SUD , o segundo: Detransition y vivir el resto de mi vida como un varón. Respondí que no podía hacer nada de esto, y la fecha fue fijada para un consejo disciplinario.

El 4 de junio (irónicamente el último día de la Celebración del Orgullo de Utah), fui llamada a sentarme ante ese concilio y fui excomulgada de la Iglesia, por lo que he venido a describir como la Audacia de la Autenticidad.

Al cabo de unos días, John Gustav-Wrathall me llamó para ver cómo lo estaba llevando . Describí cómo realmente había comenzado a procesar el dolor asociado de ser puesto fuera de una organización que había trabajado tan incansablemente para construir antes del consejo. A medida que hablábamos sus preguntas se volvieron más personales y directas y me di cuenta de que estaba siendo entrevistada por lo que respondí con sinceridad. Cuando se hizo evidente por mis respuestas a John que mi fe era mucho más fuerte que mi amargura, me invitó a hablar en este devocional. Aparentemente poseer fe que puede resistir pruebas profundas y el dolor califica a alguien para ser un orador en un devocional.

De hecho, John me enseñó en esa llamada que hay una gran necesidad de líderes visibles que pueden y están caminando por todo esto con fe. Sentí el deseo y la voluntad de comprometerme a ser un líder, así que acepté la tarea.

Aunque sigo estando en una lucha continua para procesar lo que ha sucedido con respecto a mi lugar en la Iglesia, estoy progresando. No estoy dispuesta a decir en este momento que soy un producto terminado. Todavía estoy trabajando mucho para aprender a liderar fielmente; desde fuera de la fe.

He dicho muchas veces últimamente que nunca habría escogido el camino de la excomunión que ahora estoy, pero lo voy a caminar; lo recorreré con las personas que encontraré; e informaré de mis experiencias mientras camino. Este es el regalo que me siento honrada de ofrecer.

He luchado contra estos sentimientos muy reales de exclusión que hemos sentido cuando la familia, los vecinos y los amigos han sabido que ya no soy miembro de la Iglesia, he estado en un estado casi constante de descubrimiento de problemas, emociones, y sentimientos que son nuevos para mí. Me parece que actualmente no estoy caminando por este nuevo sendero, sino literalmente estoy cayendo de cabeza por una colina empinada sin tener idea de la distancia que estará el valle por debajo en cuyo prado puedo descansar y recomponerme.

Así que mientras tengo este desafío rodando como un torbellino en mi cabeza y ganando velocidad, permítanme hacer una pausa lo suficiente para honrar y apoyar el inspirado tema de la conferencia, Muchos caminos, Un corazón (Many Paths, One Heart). Miro este conjunto diverso y amoroso de bellas almas, siento el deseo de enseñar estos tres conceptos relacionados:

Fomentar la Inclusividad – Aceptar Nuestra Interdependencia – Acoger la correspondencia mutua

Fomentar la Inclusividad – Compromiso con la práctica de deliveradamente incluir todo tipo de gente

La inclusión va más allá del reconocimiento de la diversidad, es reunir a las personas diversas en un todo unido con objetivos comunes.

Crecí durante los años 60 y 70 en la zona rural de Nueva Inglaterra y me consideré un artista prometedor y talentoso joven. A menudo estudiaba la vida y las obras de un icónico artista local, Norman Rockwell, cuyo estudio no estaba lejos de mi casa.

De todas sus obras es probable que sus pinturas «Cuatro Libertades» sean las más conocidas. Estas se inspiraron en el discurso del Presidente Franklin Roosevelt de 1941 sobre el Estado de la Unión, cuando el Presidente trató de preparar a la nación para la eventualidad de una guerra. Roosevelt habló de la inclusión que debemos sentir como estadounidenses centrados en cuatro libertades: Libertad de Expresión, Libertad de Adoración, Libertad del Deseo y la Libertad del Miedo. En las profundidades de la guerra, Rockwell conmemoró estos temas en cuadros de tamaño heroico (116.2 cm × 90.2 cm).

Cuando era joven, antes de conocer la Iglesia SUD, leí sobre el esfuerzo del artista por transmitir estos ideales celestiales, me impactó saber que pintar la Libertad de Adoración resultó ser la más desafiante de las cuatro, según la descripción de Rockwell: «La mayor parte del problema provenía del hecho de que la religión es un tema extremadamente delicado», dijo Rockwell. «Es tan fácil herir los sentimientos de tantas personas». El bosquejo original de Rockwell para la libertad de culto había representado a un grupo diverso de personas que charlaban alegremente en una barbería, pero la escena era ambigua y carecía de convicción. «Deseché la pintura y empecé otra… Pero eso tampoco funcionó», recordó. «Empecé otro, lo tiré».

Entonces una frase inspiradora entró en la mente del artista que guió el desarrollo de la imagen final de ocho caras en el perfil cada uno visiblemente distinto de los otros, étnico y religioso. Laura Claridge ha escrito que «la frase inspiradora ‘Cada uno conforme a los dictados de su propia conciencia’ (que se incluye en la parte superior del lienzo) es un tópico que sugiere la pluralidad de los propios pensamientos de Rockwell sobre la religión». Sin embargo, el artista no sabía su origen, «Rockwell repetidamente preguntó a sus colegas sobre posibles fuentes de la cita y no se le dijo acerca de los escritos de José Smith hasta después de la serie de pinturas fue publicado».

Nunca olvidé la historia o esa frase inspirada, «Cada uno conforme a los dictados de su propia conciencia». Varios años más tarde también lo leí de nuevo, esta vez en el Undécimo Artículo de Fe, escrito aproximadamente cien años antes por José Smith, Jr.

«Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen».

La generosidad de este ideal me inspiró como un joven investigador de la Iglesia restaurada. Aquí había una verdad digna de atención y me había sido atestiguada por dos fuentes diferentes.

Buscamos llegar a ser de un solo corazón, un pueblo de Sión. La unidad de corazón no es posible a menos que haya un compromiso comunitario con la inclusión. Esto requiere ir más allá de reconocer y tolerar la diversidad; a comprender que las personas dentro de nuestra comunidad de fe están, y deben estar, guiadas por los dictados de su propia conciencia. El resultado será una individualidad de expresión amplia pero enteramente apropiada y deseable dentro del contexto de los principios vivos de la verdad, que encuentro en el Evangelio de Jesucristo.

No puede haber unidad sin inclusividad, lo que requiere que todos nos unamos en fuerza con aquellos que son diferentes de nosotros para lograr algo que es mucho mayor de lo que se podría lograr separados.

En muchos sentidos todavía estoy buscando signos de inclusividad. Para que esto se haga, la propensión a juzgar a otros debe ser abandonada.

Cerca del final del consejo disciplinario en junio, me hicieron una pregunta final: «¿Qué deseaba idealmente que fuera el resultado del consejo?»

Sin vacilar contesté: «¡Quiero poder vivir y adorar a Dios de acuerdo con los dictados de mi propia conciencia!» ¡Y mi conciencia confirma innegablemente que soy una mujer, una hija amada de los Padres Celestiales!

Ese día no fue encontrada la Inclusividad, pero necesito creer que puede ser encontrada y promovida.

Aceptar nuestra interdependencia – Que estamos relacionados unos con otros tan estrechamente que cada uno de nosotros depende de todos los demás para existir

Soy consciente de un hermoso ejemplo de este principio en una historia que se encuentra en el Libro de Mormón, 3 Nefi capítulos 2-4:

11 Y sucedió que en el año trece empezó a haber guerras y contiendas por toda la tierra; porque los ladrones de Gadiantón se habían hecho tan numerosos, y mataban a tantos de los del pueblo, y asolaban tantas ciudades, y causaban tanta mortandad y estragos por toda la tierra, que fue menester que todo el pueblo, nefitas así como lamanitas, tomase las armas contra ellos.

12  Por tanto, todos los lamanitas que se habían convertido al Señor se unieron a sus hermanos, los nefitas, y se vieron obligados, para proteger sus vidas, y a sus mujeres y sus hijos, a tomar las armas contra aquellos ladrones de Gadiantón; sí, y también para preservar sus derechos, y los privilegios de su iglesia y de su adoración a Dios, y su independencia y su libertad.

Finalmente, el jefe de los ladrones exigió audazmente al pueblo del Señor que eran nefitas y lamanitas, que se rindieran o fueran destruidos, pero es la respuesta de este pueblo bajo la dirección de Laconeo que su gobernador nos es muy instructivo:

12 Mas he aquí, este Laconeo, el gobernador, era un hombre justo, y no se amedrentó por las amenazas y demandas de un ladrón; por tanto, no hizo caso de la epístola de Giddiani, el caudillo de los ladrones, antes bien, hizo que su pueblo le suplicara fuerza al Señor, para cuando los ladrones descendieran contra ellos.

13 Sí, envió una proclamación entre todo el pueblo de que juntasen a sus mujeres y a sus hijos, sus hatos y sus rebaños y toda su substancia, excepto sus terrenos, en un lugar.

14 E hizo que se construyeran fortificaciones alrededor de ellos, y que la fuerza de ellas fuese grande en extremo;

15 Sí, y les dijo: Así como vive el Señor, a menos que os arrepintáis de todas vuestras iniquidades, e imploréis al Señor, de ningún modo seréis librados de las manos de esos ladrones de Gadiantón.

16 Y tan grandes y maravillosas fueron las palabras y las profecías de Laconeo, que infundieron temor en todo el pueblo; y se esforzaron con todo su vigor por obrar de acuerdo con las palabras de Laconeo.

Y debido a que todas estas personas de diversos orígenes se unieron en un pacto justo de interdependencia pudieron resistir un asedio que duró varios años y fueron capaces de evitar el daño y finalmente encontrar la paz.

Creo que todos nosotros aquí y muchos más allá de esta conferencia, de nuestros hermanos y hermanas LGBTQ, nuestros aliados directos en todas partes, y de hecho todos los hijos de Dios, existen en un estado de interdependencia.

Sólo a través de la búsqueda de nuestros propósitos comunes, la aceptación de nuestra dependencia en el otro nuestra interdependencia, y reunirnos estrechamente juntos, como si estuvieramos físicamente en un solo lugar, se puede realizar el verdadero poder de Un Corazón.

 

Acoger la correspondencia mutua – Un sentido profundo y emocional de confianza recíproca hacia los demás

La Declaración de Independencia proclamó en su primera frase: «Consideramos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que TODOS los hombres son creados iguales… dotado… con derechos inalienables, entre los cuales están la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad». Los valientes y diversos hombres que firmaron el documento concluyeron con: «Nos comprometemos mutuamente con nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor».

Cuando Lincoln dedicó el Cementerio Nacional en Gettysburg, después de honrar a los «valientes hombres vivos y muertos que han luchado aquí, han consagrado (esta tierra) muy por encima de nuestro pobre poder para añadir o detraer», enseñó que «Es para nosotros el vivir, más bien dedicarse aquí a la obra inacabada que los que lucharon aquí han avanzado tan noblemente… que tomamos una mayor devoción a esta causa por la cual dieron su mayor y última muestra de devoción».

Vida, Libertad, y Felicidad para TODOS es todavía un trabajo inacabado.

 

Michael Austin recientemente escribió:

«Los logros de la sociedad civil son significantes. Cosas como la tolerancia mutua, la resolución pacífica de las disputas y el respeto del estado de derecho han mejorado dramáticamente la vida de millones de personas (y no lo hicieron para tros millones de personas). En muchos lugares del mundo, el racismo, el sexismo y otras ideologías exclusivas han disminuido en los últimos mil años, e incluso en los últimos cincuenta, pero estos avances no ocurrieron porque el tiempo pasó, y no hay nada sobre el paso del tiempo que garantice que ellos continuará.

»No hay forma inherente a la historia. La justicia y el progreso social ocurren porque las personas trabajan duro para lograr la justicia y el progreso social. Cuando dejamos de trabajar, el avance deja de ocurrir, y el movimiento hacia atrás es tan posible como el movimiento hacia delante. El arco moral del universo se dobla de cualquier manera que lo doblamos».

He servido a la Iglesia SUD con devoción durante toda mi vida adulta. Ahora me encuentro fuera de su abrazo, aprendiendo a procesar los sentimientos de expulsión e intento de aniquilación para salvaguardar la paz que se encuentra en la uniformidad. Sin embargo, estoy comprometida a ser una líder visible caminando por todo esto en la fe desde fuera de la fe.

Recuerdo y testifico de mi profunda creencia en el amor de Dios, de la fuerza que encuentro por medio de la expiación de mi Redentor, de la guía que yo experimento por medio del Espíritu Santo, y doy testimonio de la belleza que yo encontré en las simples verdades del Evangelio de Jesucristo, y en mi lectura de las verdades contenidas en las Escrituras.

 

Pero me uno con Troy Williams quien publicó lo siguiente el 25 de agosto:

Estoy preocupado por la gente esta noche. Las personas transexuales que están sirviendo al país están bajo asedio[1]. Los latinos acaban de presenciar que un racista encontrado culpable de abuso de los derechos humanos escapar de la justicia[2]Las tribus nativas están preparando batallas legales para proteger sus tierras. Los americanos negros están viendo a los Supremacistas Blancos más envalentonados[3]. Los periodistas están siendo desacreditados y atacados. Los científicos del clima están viendo su trabajo calumniado y desfinanciado. Un huracán masivo está golpeando a nuestro país.

Nos enfrentamos a ataques implacables que están diseñados para distraer, dividir y separarnos. Están agotando a todos.

En vista de todo lo anterior, no hay mayor poder ahora que «NOSOTROS».

»NOSOTROS debemos amarnos y apoyarnos unos a otros. NOSOTROS debemos ayudarnos a crecer. NOSOTROS debemos organizar y recuperar el poder político. Si somos apáticos, si estamos divididos y luchamos unos contra otros, si nos desconectamos de los valores comunes que compartimos, entonces todo ha terminado.

»Me preocupa que si no nos cuidamos entre todos, muchos de nosotros se consumirán y se rendirán. Me preocupo por que eso me pase.

»Por eso, por favor, ¡sigue luchando! Pero también tómate un tiempo para recargar con el arte y la belleza. Lee poesía. Ríe y bebe con tus amigos. Exhala el miedo y la ansiedad. Ve a caminar en las montañas. Ama con todo tu corazón a todo el mundo a tu alrededor.

»Porque realmente, realmente te necesito a TI.

»Y TODOS necesitamos de NOSOTROS[4]».

Los amo y siento su amor en abundancia, podemos amar más, podemos fomentar la inclusión, aceptar nuestra interdependencia, y abrazar nuestra mutualidad ¡es mi oración!

 

 

[1]El presidente Trump ha twiteado su deseo de prohibir a las personas trans de servir en el ejército. Tal cosa puede hacerse real si se llegara a un consenso con los generales que están ahora a la cabeza de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

[2]El 25 de agosto de 2017 el presidente Trump ha dado el perdón oficial al ex sheriff Joe Arpaio del condado de Maricopa, Arizona. Arpaio conocido como ‘el más duro sheriff de América’ fue sometido a juicio y encontrado culpable de una variedad de delitos, de los cuales los más graves fueron en contra de la población latina los cuales ha querido eliminar de su condado (y de su país).

[3]En referencia a la marcha de supremacistas blancos, con banderas nazis y confederadas en Charlottesville, Virginia. En una declaración el conocido supremacista blanco David Duke declaró por qué estaban marchando: «Vamos a cumplir las promesas de Donald Trump. Eso es lo que creemos. Por esto votamos a Donald Trump, porque él dijo que iba a devolvernos nuestro país».

[4]Es un juego de palabras(And WE all need US), en inglés la palabra «US» se traduce como Estados Unidos, pero en el contexto también puede traducirse como «NOSOTROS». Elegí la segunda porque es más universal. (Ya saben, no todos somos Estados Unidos)

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*