Conozca a los candidatos a vicepresidentes Kimberly Anderson y Francisco Ruiz

Esta entrada también está disponible en: Portugués, Brasil

Aquí podrás conocer un poco de cada candidato a Vicepresidente Internacional y su papel dentro de Afirmación.

 

Kimberly Anderson

Yo fui miembro de la Iglesia toda la vida, hasta el día en que cambié mi nombre legalmente a Kimberly Anderson. En aquel momento de mi vida, la persona que todos conocían, dejó de existir. Técnicamente, no soy miembro de la Iglesia, ya que no hay registro de mi persona física adjunta a mi nombre actual escogido. Es una posición interesante, ser un no miembro, pero con una vida de experiencia viviendo, enseñando y creando una familia dentro de la Iglesia Mormona.

Gradualmente, empecé a vivir auténticamente como una mujer en los últimos 5 años y terminé esa transición hace unos 3 años. Me adoptaron cuando era niño, pero crecí en la Iglesia mormona. He enseñado en muchos llamamientos de la Iglesia, he sido un miembro de dos Presidencias en el quórum de élderes, trabajé con jóvenes Boy Scouts, enseñé doctrina del evangelio por tres años, dirigí el coro del barrio durante cuatro años, envié a mis dos hijos a sus misiones e hicimos todas las cosas que deberíamos hacer para «hacer que funcionara». Al final de un matrimonio de veinte años, quedó claro que las cosas no funcionarían de la manera en que la Iglesia Mormona dijo que lo haría.

Como profesora, tuve muchas oportunidades para informar a la gente sobre la escuela, la carrera y aprender sobre los desafíos en sus vidas personales. Ellos me dijeron muchas veces que yo era la única persona con quien ellos podían hablar. Considero el tiempo que pasé en mi oficina aconsejando a los estudiantes y ofreciéndoles ejemplos de mi vida como algunos de los momentos de enseñanza más exitosos de mi carrera. Teníamos una oficina abierta en la Universidad del Valle de Utah (Utah Valley University) y muchas veces era muy fácil oír las conversaciones de los demás y hice un esfuerzo para asegurar que el consejo que di era honesto y en el mejor interés del estudiante. Muchos de mis colegas mencionaron cuánto pensaban en mí y en el trabajo que estaba haciendo con ellos. Fue un gran ambiente para trabajar. Todos en la universidad apoyaron mi transición.

En los últimos tres años, trabajé en una manera única de llegar a madres y familias llamadas Proyecto de historias de Madres Dragones. Este proyecto me hizo entrevistar a más de 125 madres con niños LGBT+ y fotografié casi todas ellas. Tengo mamás de América del Norte, Canadá y recientemente con mi viaje a México este año, añadimos varios Mama Dragones mexicanas. Sus voces son claras y poderosas y son una excelente adición a la colección de historias. Mi proyecto, compartiendo las historias autobiográficas de esas madres, es un esfuerzo de alcance y educación para otras madres y familias que pueden estar luchando con informaciones recientemente reveladas sobre sus hijos. Proporcionar ejemplos de alivio y apoyo para estas madres, cambiando y creando una atmósfera de amor para sus hijos es el foco de mi proyecto. Es un proyecto de educación y divulgación y es muy personal para mí.

Mi trabajo hasta ahora con Afirmación ha sido voluntario, organizar sesiones, grupos, aconsejar individualmente a las personas y se especialmente con jóvenes transgénero que no se sienten conformes en el lugar donde están. Tengo varias personas con las que estoy trabajando en particular en línea que empecé en conferencias de Afirmación. Doy mi tutoría libremente con la intención de ayudar a aquellos que no están en una posición financiera o emocional a buscar servicios más formales. El año pasado, ella me llevó a la Ciudad de México para presentar el Proyecto Historias de Madres Dragones, he fotografiado varias Mamás Dragonas mexicanas y escuché sus historias. Este año, en Provo, yo estaba presentando sábados de 10 a 4 sin escalas. Era un torbellino de escucha, procesamiento y presentación. Me siento bien con el trabajo que estoy haciendo con Afirmación, concientización sobre cuestiones de salud mental, enseñanza de resiliencia, trabajo en ejercicios basados ​​en fuerza para jóvenes y padres y, lo más importante, dando espacio para que el individuo sea escuchado. El trabajo que se está haciendo es importante, tengo suerte de hacer lo que hago. Es tremendamente gratificante ver a los demás empezar a trabajar de manera sana en sus desafíos.

Mi objetivo con mi diploma en terapia es trabajar con niños no-heterosexuales y familias dentro de espacios. Navegando por algunas decisiones importantes a medida que los niños salen del armario para sus padres y ayudar al niño a reconciliar y aceptar lo que será será un foco importante. Trabajar con jóvenes transgéneros y ser una fuente empática de ayuda es la razón por la que estoy dando una carrera de 30 años como fotógrafa y convirtiéndome en un terapeuta. Ayudar a los niños no-heterosexuales a atravesar la juventud es el objetivo de mi carrera profesional en el futuro.

Yo fui completamente rechazada por mis padres adoptivos y mis hermanos cuando decidí ser auténtica. Su rechazo me obligó a cambiar mi apellido, así como mi nombre. Estoy profundamente triste porque mi propia madre no es elegible para participar en mi proyecto en madres que aman a sus hijos. Mi objetivo es ayudar a garantizar que otros niños LGBT+ no experimenten los mismos niveles de rechazo y abandono de sus madres que hoy estoy enfrentando. El proyecto Historias de madres Dragones es un esfuerzo para reducir el suicidio y el índice suicida entre los jóvenes LGBT+. Tengo un conocimiento íntimo de estos problemas.

La manera más eficaz que veo para ayudar con esto es proporcionar a estas madres de niños no-heterosexuales con una estructura de soporte interno para trabajar y cambiar las actitudes. Es un poco como un enfoque indirecto, pero he aprendido en el pasado y ahora en mi educación que la necesidad de pertenecer y sentirse segura en casa es quizás el factor más importante que contribuye al éxito de nuestros niños queer (homosexuales).

Actualmente, estoy trabajando con los nativos americanos llamado Two Spirits en Sacramento, California, facilitando un círculo de curación dentro de la tradición nativa. Fue muy gratificante estar en la intersección de tantos tipos diferentes de ser, muchos de los cuales, me doy cuenta, tuvieron enormes equivocaciones. Mi reciente viaje a México en nombre de Afirmación para presentarme en la conferencia allí, me trajo a otro nivel de comprensión de cuán protegida y privilegiada mi vida ha sido hasta ahora. Me sentí increíblemente humilde al aprender maneras de entender a mis nuevos amigos y ver cómo podemos ayudarnos unos a otros.

Estas experiencias, las del dolor, las de la felicidad, del matrimonio, de la paternidad, del rechazo, de la inclusión, de la comunidad y, más importante, de las del amor, son aquellas que traigo con todo el corazón para Afirmación. He sido entrenada e informada sobre cómo trabajar con los demás. Ellos me dan mayor conciencia y empatía. Me veo trabajando en Afirmación como alguien que puede ver y abordar algunos puntos ciegos que la organización no conoce desde hace muchos años. Yo llevo conciencia de problemas que no son los que solemos abordar en los espacios homosexuales. Traigo una comprensión de las formas de comunicar y ayudar a los demás que están en caminos difíciles, aun cuando ese camino no es el que elegimos a nosotros mismos. Me veo como una tarjeta de sonido para Carson y buscando establecer relaciones con personas dentro y fuera de la Afirmación que el presidente desea que yo busque.

Estoy honrada y ansiosa por ver cómo Afirmación evolucionará y cambiará en los próximos años. Estoy entusiasmada con la oportunidad de ayudar.

 

Francisco Ruiz

Soy Francisco Ruiz, soy de México y actualmente estoy como Vicepresidente Senior de Afirmación en mi país. Yo crecí en una sociedad donde ser gay está sujeta a bullying y discriminación, que me hizo en mi juventud, esconderme en la religión mormona, donde por un tiempo me dio paz, sin embargo, más tarde tuve que reconciliar mi fe y mi sexualidad que ha sido un proceso doloroso. Cuando finalmente me acepté como mormón y gay, el futuro que yo había visto, desapareció y me sentía solitario y sin esperanza. Poco después encontré Afirmación y me ayudó a recuperar la esperanza; también me permitió servir a aquellos que ahora son mis hermanos y mejores amigos. Creo firmemente que la misión de Afirmación es sagrada, y tengo la convicción de que es sobre salvar vidas. Yo amo la diversidad como un todo, estoy listo para servir y acompañar a aquellos que eligen seguir el camino de la fe mormona y aquellos que han encontrado o han construido su propio camino espiritual. Me gusta escuchar y aprender honestamente de la gente. Yo apoyo y soy un aliado de aquellos que no se sienten tenidos en cuenta. Como mormón, gay y latino, conozco de primera mano lo que es ser parte de minorías y la importancia de capacitar e incluir a todos sin distinción. Yo valoro los valores y los principios de Afirmación porque permiten crear una atmósfera segura para ser auténticos y, como vicepresidente, quiero fortalecerlo para que más personas se sienten bienvenidas.

Desde 2005, he trabajado con organizaciones comunitarias tanto en Estados Unidos como en México. Soy apasionado por trabajar con todo tipo de personas, trabajé capacitando y entrenando a personas en rehabilitación, personas de bajos ingresos, refugiados, inmigrantes y personas de muchos países de América Latina, Asia y África. Recibí el entrenamiento del NeighborWorks América, del Westside Leadership Institute, del NeighborWorks Salt Lake y del Community Development Corporation de Utah, para ser un educador, asesor financiero, facilitador del curso de liderazgo, administrador del programa y miembro de varios comités comunitarios. También me ofrecí como voluntarios en proyectos de servicio comunitario e incluso promoví la diversidad cultural a través de la música y la danza a través de la Academia de Danza de Utah. Actualmente soy profesor y mi clase favorita son las clases particulares porque me permite orientar a los jóvenes a tener objetivos, sueños y esforzarse para cumplirlos.

Yo amo servir, trabajar y estar cerca de las personas que necesitan, me gusta trabajar, no importa los obstáculos, en Afirmación México, organizamos reuniones oficiales en veinte ciudades del país, muchas de ellas siendo la primera vez en la historia. Además, por primera vez organizamos dos conferencias regionales y realizamos encuentros espirituales virtuales en curso en los que tenemos contacto e involucramos a personas de 24 de los 32 estados del país, que no participaron activamente o no hablaron antes de ningún líder de la Afirmación. Estoy muy feliz de alcanzar a más personas, también organizamos en ocho áreas y con la ayuda de líderes internacionales, entrenamos formando líderes regionales locales con quienes nos encontramos mensualmente.

Afirmación México está siendo una referencia para ayudar a la comunidad LGBT+ familias y aliados, recientemente aumentamos la participación de aliados y nosotros fuimos un recurso de apoyo para madres SUD con niños LGBT+, proporcionamos un espacio y comunidad donde se sienten entendidos y bien. En Afirmación México, valoramos los principios de respeto, inclusión y diversidad, como líder, por primera vez en mucho tiempo, promovemos un panel de diversidad de fe y sexualidad con el objetivo de apoyar, incluir, validar, valorar y dar visibilidad a los nuestros miembros. Aumentamos la visibilidad de Afirmación México, creando una página pública con cientos de personas interesadas en un corto espacio de tiempo, así como manteniendo un contacto constante con el Director de Asuntos Públicos de la Iglesia mormona en México para informarle sobre las necesidades de los mormones LGBT en los barrios y ramas de la Iglesia.

Aunque yo siga mi propio camino espiritual, decidí seguir activo en la Iglesia mormona para dialogar con líderes y miembros sobre las necesidades de los LGBT+. No creo que alguien se sienta solo, abandonado o rechazado.

Durante mi servicio en México, vi milagros en la vida de las personas, milagros que hacen avanzar ese trabajo y alcanzan a aquellos que lo necesiten, que me llena de felicidad. Yo entiendo firmemente lo que Matt Price describió como «una fuerza misteriosa que hace que Afirmación funcione», yo doy testimonio.

En Afirmación, percibí que las manos y los corazones más deseosos de servir son necesarios para ayudar a otros, como vicepresidente, estar más cerca de los líderes nacionales, regionales y locales, así como de las personas que manifiestan el deseo de servir, mi apoyo, proporcionar el entrenamiento necesario y caminar con ellos en su dirección.

Agradezco a Dios por esta oportunidad. Gracias a Carson, conozco su espíritu valiente y noble. Conozco a Kimberly y sé que esta presidencia sabrá cómo llevar Afirmación adelante, evolucionando para estar más cerca de todos los hijos de Dios.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*