Blog

Cuéntanos tu historia acerca de la reversión de la política de noviembre de 2015

Writer Computer Submit Article

Por Nathan Kitchen, Presidente de Afirmación

¡Qué día fue ayer!

Ahora que has tenido tiempo para pensar en la reversión de la política de la Iglesia del 5 de noviembre, te invitamos a contar tu historia y compartir tus sentimientos. Sé tu auténtico yo. Cuéntanos cómo experimentaste el dolor, el enojo, alivio, tristeza, felicidad, confusión, todo lo que sentiste con respecto al anuncio del 4 de abril de la reversión de la política.

Afirmación desea utilizar su amplia plataforma de redes sociales para que compartas tu historia y amplifiques tu voz. Por favor envía tu historia a [email protected]. La publicaremos regularmente durante la próxima semana para darnos a todos una idea del alcance de nuestras experiencias.

Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.

Este es un recuerdo de los últimos tres años y medio y un homenaje a las experiencias compartidas de nuestra comunidad LGBTQ.

Este evento nos pertenece a todos.

One thought on “Cuéntanos tu historia acerca de la reversión de la política de noviembre de 2015

  1. Aunque en mi país legalmente no esta aprobado el matrimonio homosexual y mucho menos la adopción fue un gran alivio el anuncio de quitar el oprobio a inocentes y saber que las parejas y matrimonios igualitarios serán tratados igual a los matrimonios heterosexuales. Como miembro activo de la iglesia he sentido la impotencia en la congregación de no poder levantar la voz en contra de injusticias contra buenos hombres que no tienen culpa alguna de sentir atracción o amor por otro hombre. Es un gran paso en la iglesia y se que abrir a puertas para que muchos que se han alejado puedan regresar al hogar de donde nunca debieron salir. Nuestro padre celelestial nos ama por igual y no hace acepción de personas. Me uno al regocijo que tantos hermanos sienten el día de hoy y se que algún día también seré participe de la bendición de amar y ser amado sin ser juzgado por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.