Declaración de Afirmación sobre la nueva Primera Presidencia de la Iglesia SUD

Esta entrada también está disponible en: Inglés Portugués, Brasil

Afirmación Mormones LGBT, Familias y Amigos existe para extender la difusión y el apoyo a las personas LGBTQ en sus caminos individuales, únicos en todo el mundo. Hoy, cuando La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días sufre cambios en el liderazgo, reconocemos la importancia que esto tiene para muchos, incluidos para aquellos dentro de nuestra comunidad. Como el recién elegido Presidente de Afirmación, deseo al Presidente Nelson y a sus consejeros un aumento de sabiduría y fortaleza, y en Afirmación ampliamos una mano de colaboración para ayudar a satisfacer las diversas necesidades de los miembros de la Iglesia SUD, incluidas las personas de color, mujeres y personas LGBTQ.

Desde el cambio de política del manual SUD de noviembre de 2015, que señala a los individuos en los matrimonios del mismo sexo como apóstatas y les niega el bautismo en la Iglesia a los hijos de matrimonios del mismo sexo, nuestra comunidad ha experimentado un aumento particularmente agudo de traumas, pérdidas y aflicciones. Debido a estas acciones y declaraciones, muchos de nuestros miembros están experimentando esta transición de liderazgo con gran aprensión, e incluso temor.

Durante los últimos cinco años, Afirmación ha entablado un diálogo con los miembros de asuntos públicos de la Iglesia SUD, y buscamos continuar fomentando ese diálogo abierto con ellos y con aquellos en el liderazgo con los que nos encontramos en camaradería. Apreciamos el diálogo y las amistades que hemos tenido en el pasado y esperamos que esas conversaciones continúen avanzando en el futuro inmediato.

Estamos agradecidos con la nueva Primera Presidencia por extender su amor a todos los niños de Dios en respuesta a la pregunta de un periodista sobre el lugar de las personas LGBT en la Iglesia. Queremos expresar que, como personas LGBTQ, experimentamos el amor más plenamente cuando se honra a nuestro albedrío, cuando se escuchan y se creen nuestras historias, y cuando el lenguaje que utilizamos para identificarnos se usa y se respeta. También experimentamos amor cuando nuestra felicidad y bienestar, tal como lo definimos, se considera igualmente sagrado y valioso dentro de nuestra comunidad.

Para los miembros de Afirmación, los amamos y estamos siempre con ustedes durante este cambio de liderazgo y todo lo que nos depare el futuro. Estamos inspirados por su fortaleza y hemos visto su extraordinaria capacidad de recuperación frente a barreras y dificultades abrumadoras. Estamos en este camino juntos y lo invitamos a buscar y ofrecer apoyo en nuestros grupos online, reuniones cara a cara y conferencias que se realizarán en todo el mundo este año.

Sinceramente,

Carson J. Tueller, Presidente

Junta Directiva Internacional de Afirmación

One Comment

  1. Juan Pablo Olivera Rodríguez says:

    Como miembro excomulgado de La Iglesia de JESUCRISTO de los Santos de los Últimos Días y gay, creo que se están olvidando de una cosa muy importante, sé que puede doler el alma cuando tratamos tan sensibles como el bautismo de los hijos de LGTBQ y que ese dolor se profundice con el ser llamados apóstatas por casarnos en un matrimonio igualitario, esto que dice en el manual 2 desde 2015. No imagino qué sentimientos puede despertar esto en las personas LGTBQ y desearía que sintieran amor y paz, más allá de las circunstancias.
    Sin embargo no siento que estén actuando distinto, como libre pensador y crítico que soy, veo con lastima la actitud de mi iguales LGTBQ,. ¿Han perdido testimonio? ¿No reconocen ya que es JESUCRISTO quien gobierna la Iglesia, y elige y sostiene a los lideres de la misma?
    ¿Dónde está la fe y la esperanza en las promesas de Dios?
    Parecen apóstatas. ¿Sufrir los cambios? Niegan que sea Dios el que gobierna y dirige a los líderes de la Iglesia y murmuran y sé preocupan por los hombres, mujeres LGTBQ y su opinión más que en la opinión de Dios sobre nosotros, esto me duele aún más. Yo esperaba una conciliación entre mi vida como gay y mi fe en Dios y JESUCRISTO y su Iglesia, a saber la Iglesia de JESUCRISTO de los Santos de los Últimos Días y consideró que mi testimonio y fe en silencio y humildad no dejarán de ser visto por El Padre Celestial y JESUCRISTO.. Si esto no lo pueden ver ni sentir, entonces son apóstatas, han perdido el testimonio y la fe. Perdonen que sea tan brusco y directo, no tengo intención de ganarme el favor de los “hombres” , ni lisonjeeo sus oídos. Pero mi testimonio me impulsa a decir que nuestra fe no está basada en resultados, nuestra esperanza en obtener todos nuestros anhelos egoístas y mucho menos ponernos en contra de la voluntad de Jesucristo nuestro Señor.
    Si es revelado algo distinto confío en Dios, sé que si oro, recibiré confirmación de la verdad de esa revelación, pero si lucho y soy rebelde ante tal revelación, por qué me ofendería ser llamado apóstata? Ya que verdaderamente estaría comportándose como tal.
    Ruego que podamos reflexionar y aceptar con alegría la voluntad de Jesucristo en su Iglesia y no nos opongamos más, yo vuelvo a repetir: soy miembro excomulgado de La Iglesia de JESUCRISTO de los Santos de los Últimos Días y gay, hijo de Dios, con profundo respeto a su liderazgo Divino sobre los hombres líderes de esta Iglesia, no olvidó la veracidad de los principios y ordenanzas que allí se enseñan, que no se encuentran en ninguna otra Iglesia, aunque dichas iglesias puedan ofrecerme lisonjadamente a mis deseos y conveniencia, pues ya no sería la verdadera Iglesia de JESUCRISTO .
    En nombre de JESUCRISTO, amén.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*