Día de las bromas de abril – Dos grados fuera del centro

Esta entrada también está disponible en: Inglés

«Dos grados fuera del centro» es un blog mensual de Rich Keys sobre las luchas personales, cuestiones y temas que hablan de la experiencia SUD/LGBT. A veces es serio, a veces humorístico, pero siempre se acercará a las cosas desde una perspectiva ligeramente diferente.

.

Joker

Por Rich Keys

Mientras trabajaba como gerente de recursos humanos en una empresa sindical, me sentí frustrado porque la gente no estaba leyendo los memorandos que estábamos distribuyendo. Leeían el primer párrafo, sacarían sus conclusiones y generalmente se quejarían o al menos comenzarían a hacer preguntas. Fue increíble cuántas preguntas pudieron haber sido respondidas si solo hubieran leído la nota completa y no se hubieran detenido a mitad de camino. Decidí crear una oportunidad de enseñanza con la ayuda de mis tontas rarezas.

Me di cuenta que la semana siguiente sería 1 de abril (Día de los inocentes, o Día de las bromas, en los Estados Unidos y el Reino Unido y muchas otras naciones, Dia da Mentira en Brasil, Día de los Santos Inocentes en México el 28 de diciembre, etc.), así que escribí una nota de una página con fecha del 1 de abril y anuncié que para reconocer a nuestros empleados más leales y unir a la compañía y al sindicato, todos los simulacros de evacuación futuros y las evacuaciones de emergencia reales se realizarían por orden de antigüedad. El empleado con más antigüedad saldría primero, y así sucesivamente hasta que el empleado contratado más recientemente salga del edificio en llamas al final. Luego vino un largo párrafo con los detalles del plan. El último párrafo decía: «Finalmente, tenga en cuenta la fecha de este memorando, comprenda su verdadera intención, y comprenda que amamos y apreciamos todo su arduo trabajo y esfuerzo todos los días, su dedicación a su trabajo y cómo está dispuesto a dejar sus propios problemas personales en la puerta antes de entrar al trabajo todas las mañanas y ayudar a nuestros clientes con los suyos».

Menos de diez minutos después de distribuir la nota, los empleados corrieron a su representante sindical luego de leer el primer párrafo, y ella estaba en mi oficina con humo saliendo de sus oídos. Agitó la nota en mi cara y me gritó su disgusto. Le pregunté si había leído la nota. «Por supuesto que lo he leído». «¿Todo? Tome asiento y léalo completamente de arriba a abajo. Tardará menos de dos minutos». Ella lo leyó a regañadientes hasta el final, luego se rió avergonzada, sonrió con aprecio y se fue a explicarlo a los demás.

Al año siguiente, me pregunté si habían aprendido la lección, así que les envié otro memorando, esta vez anunciando que debido a la cantidad limitada de sillas y mesas en la sala de descanso, estableceríamos un sistema de reserva durante los descansos más solicitados y la hora del almuerzo, luego un largo párrafo con todos los detalles, y luego el mismo párrafo, palabra por palabra, con el que finalizaba la nota del año anterior. Los empleados leyeron el primer párrafo, se indignaron y fueron nuevamente a quejarse a la representante sindical. Pero esta vez la representante aprendió su lección y leyó el memorando completo, y ella le dijo a los empleados: «Solo regresen a sus escritorios y lean todo el memo. Tengo trabajo que hacer».

Cuando juzgamos a alguien después de leer solamente el primer párrafo de una persona, nos perdemos lo valioso de escuchar y aprender de los demás y realmente ver su singularidad y lo que los hace especiales. Les ponemos una etiqueta, los tratamos como personas de segunda clase, y escuchamos solamente para encontrar fallas en lugar de escuchar para entender. Culpamos a la Iglesia SUD por hacer eso con la comunidad LGBTQ, pero también lo hacemos entre nosotros, y sufrimos por ello. En nuestra Conferencia Internacional anual el mes pasado, el Vicepresidente Senior Francisco Ruiz nos aconsejó que evitemos chismes, juicios y críticas entre nosotros, porque no nos ayudan a sanar, y Afirmación está destinada a ser un lugar seguro, un lugar para sanar. Si queremos que los líderes de la Iglesia nos conozcan más personalmente, encuentren lo que tenemos en común entre nosotros, nos traten como iguales, aprendan de nosotros, y que sus actos y palabras nos muestren que somos sinceramente bienvenidos y valorados, debemos tratarnos unos a otros en Afirmación de la misma manera. Cualquier cosa menos nos convierte en nuestro propia broma de abril.

Si disfrutaste esta publicación, asegúrate de buscar todas las publicaciones en la serie de blogs Dos grados fuera del centro.

Etiquetas:

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*