Blog

Dios no nos ha olvidado

por Israel Miranda

Hace unos meses me sentía bien, pero incompleto; sentía que mi fe dentro de la Iglesia se estaba deteriorando y al principio hice oración, pero la desesperación hizo que casi perdiera la fe que había en mi. Sin embargo cuando asistí a mi primera reunión de Afirmación me di cuenta que no era el único, que había personas que pensaban y sentían como yo y reconocí que lo que se dice en Jeremías 29:11 es verdad: «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros un porvenir y una esperanza» y eso me dio mucha esperanza.

Hace una semana lo comprobé en la conferencia anual «Vivir en Armonía», supe que mi Padre Celestial me ama tanto que solo quiere lo mejor para mí, que esos sueños que tengo dentro de mi corazón pueden hacerse realidad y que no importa lo difícil que sea la prueba porque Él conoce nuestros más profundos sueños y deseos. La hermana Lynda S. Reeves, Segunda Consejera de la Sociedad de Socorro, enseñó:

«Al preguntarnos si nuestro Salvador y nuestro Padre Celestial nos conocen o cuán bien nos conocen personalmente, deberíamos recordar las palabras del Salvador a Oliver Cowdery: ‘Si deseas más testimonio, piensa en la noche en que me imploraste en tu corazón, a fin de saber tocante a la verdad de estas cosas’. Antes, el Salvador le había dicho: ‘No hay quien conozca tus pensamientos y las intenciones de tu corazón sino Dios’. El Salvador le recordó a Oliver que Él conocía cada detalle de esa súplica, y que recordaba el momento exacto, la noche precisa». (Reunión General de Sociedad de Socorro, octubre de 2012)

linda-s-reeves-large

Yo me uno a su testimonio -a pesar de haber tenido recientemente sentimientos de tristeza y dolor- y reconozco que mi Padre Celestial me ha hablado y me ha dicho que mis sueños son posibles y que pueden hacerse realidad, Él me abrió la puerta y mostró lo que puede ser mi futuro si me esfuerzo y que mi camino no se encuentra fuera de la Iglesia, sino que al contrario: ese amor, el sueño de una familia y matrimonio son posibles y que no debo de buscar fuera, pues todo lo que deseo está dentro de la Iglesia. ¡Y me atrevo a decir que Afirmación forma parte de la Iglesia y de las cosas que el Señor quiere para con sus hijos que somos nosotros!

Él espera grandes cosas y no nos ha olvidado, es nuestro Padre y nosotros somos Sus hijos, Él espera que hagamos nuestro mejor esfuerzo y que un día regresemos a su presencia. Del mismo modo que Dios me testificó que estoy en espera de recibir todas sus bendiciones, les testifico que sin importar la prueba que estén pasando, Él no nos ha olvidado, Él nos ama. Cuéntenle en oración cómo se sienten y luego pongan sus cargas sobre el Salvador, quien dijo: “Porque, ¿puede una mujer olvidar a su niño de pecho al grado de no compadecerse del hijo de sus entrañas? ¡Pues aun cuando ella se olvidare, yo nunca me olvidaré de tí! […] Te tengo grabada en las palmas de mis manos” (Isaías 49:15-16) y también otra vez: «…he mandado que ninguno de vosotros se alejara, sino más bien he mandado que vinieseis a mí, a fin de que palpaseis y vieseis; así haréis vosotros al mundo”. (3 Ne. 18:25)

Para mí una muestra de ello fue el poder encontrarme con líderes que me permitieron cumplir las metas del Progreso Personal y recibir el máximo logro de esto, un medallón que llevo conmigo para siempre recordar cuán valioso soy para mi Padre Celestial. Él me ama tal cual soy y estoy seguro que desea que sea un ejemplo de virtud y que pueda esforzarme por siempre hacer lo correcto. Doy testimonio de que el Progreso Personal me ayudó a saber quién soy y lo que espera mi Padre Celestial de mí y a recordar siempre que Dios no me ha olvidado y que esta conmigo a cada paso, día y noche.

IMG-20141124-WA0027

A pesar de las tribulaciones que puedan estar pasando, recuerden cuán valiosos son, que estamos llenos de virtud y amor; recuerden nuestra maravillosa herencia divina y no se conformen con menos que una persona digna y virtuosa como ustedes. Dios nos demuestra día a día que no nos ha olvidado, mostrándonos el hermoso futuro que podremos tener y que existe en nuestros sueños.

Debemos reconocer que Él siempre esta con nosotros y jamás debemos olvidar el amor que nos tiene y que Él nos sostendrá. Invito a todos a reconocer que no nos ha olvidado y a que le hagamos saber a todos los que hoy sufren que Dios les hace la invitación de regresar, de venir a Él, y este es el mensaje: que Dios no te ha olvidado ni a ti ni a mí, que Él nos conoce y no se conforma con decirnos que todo saldrá bien, Él nos muestra el camino y nos lleva por la buena senda.

One thought on “Dios no nos ha olvidado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.