Blog, Dos grados fuera del centro

Las lecciones de la vida – Dos grados fuera del centro

«Dos grados fuera del centro» es un blog mensual de Rich Keys sobre las luchas personales, cuestiones y temas que hablan de la experiencia SUD/LGBT. A veces es serio, a veces humorístico, pero siempre se acercará a las cosas desde una perspectiva ligeramente diferente.

_______________________________

Por Rich Keys

Septiembre de 2017

Hace unas semanas llevé a Tony, un amigo cercano que es afro-americano y gay, a un restaurante que tiene comida deliciosa y deliciosos camareros. Chad se presentó y le pregunté si estaba relacionado con los «Hanging Chads¹» de las elecciones de 2000. Él entendió el doble significado y dijo: «No, pero me hubiera gustado estar.» Bromeamos de un lado a otro, y finalmente le pregunté, «¿Eres gay?» Él dijo: «No, tengo una novia». «Deberías ser… serías un gran hombre gay». Se rió y mis estúpidas rarezas² se hicieron cargo.

«Realmente, serías un gran chico gay. Eres realmente atractivo, te veo ideal. Tienes una gran personalidad, un gran sentido del humor, y realmente interactúas bien con los demás… y apuesto a que realmente te gustarían las fiestas de gais, que son mucho más divertidos que las fiestas de héteros». Él dijo que su madre es gay, así que creció con muchos gais.

Entonces busqué una reacción por ese lado…

«¿Te gustaría tomar lecciones?» Eso realmente llamó su atención.

«Ven a la primera lección. Será solamente un resumen, una orientación de lo que significa ser gay. Si ves que te interesa puedes tomar el resto de las lecciones. Sin compromiso, sin presión. Yo estaré allí, así que no estarás solo y yo te presentaré a los demás chicos. Son chicos geniales. Tony y yo venimos de una reunión y él está realmente interesado en cambiar de bando». Tony me siguió el juego, entonces continué.

«Después de las lecciones, tendrás una breve entrevista, firmarás algunos papeles, y serás gay. Y ya está. Es realmente mucho más fácil de lo que la gente piensa… y no tengo ninguna comisión sobre esto. Estoy siendo totalmente sincero. Chad, si alguna vez has pensado en ser gay, tal vez ahora sea el momento».

Chad dijo que pensaría en ello y le prometí seguir la próxima vez que lo viera en el restaurante. Buenas risas por todas partes, nos hicimos un nuevo amigo, y yo me había validado a mí mismo por ser aceptado mostrando mis estúpidas rarezas.

Al día siguiente llegaron las noticias de Charlottesville. De repente, KKK ya no era sólo tres bateos errados en el béisbol, y yo quería esconderme en el armario blanco; pero, tal como ser gay, nací de esta manera y no puedo cambiarlo. Miré a los odiosos tipos blancos con sus antorchas, y pensé en el momento en que me di cuenta de que era gay, cuando me identificé con el desvalido por primera vez en mi vida -los negros y su esclavitud y sus luchas por los derechos civiles lo hicieron demasiado real por los videos tomados con las cámaras de hoy; los hispanos y su lucha por los derechos en los campos; los asiáticos que construyeron los ferrocarriles y fueron enviados a campos de concentración; inmigrantes indocumentados de hoy en día que se desarraigan de sus familias por una cinta burocrática roja, blanca y azul. Como presidente Martin (he cambiado su nombre para proteger su privacidad) culpó a todo el mundo, entonces cambió a culpar sólo al KKK y los supremacistas blancos y neonazis, luego cambió de nuevo a culpar a todo el mundo, parte de mí estaba avergonzado de ser blanco, y la identificación con él y sus compinches justificadores alrededor de él sólo por tener el mismo color de piel.

Llamé a Tony y le pregunté si había alguna lección que podía tomar para volverme negro.

Amo mi tribu LGBT. La membresía no está restringida por el color. Cada tonalidad es bienvenida. Amamos y juzgamos por otros estándares, esperemos que más altos. Buscamos encontrar el bien mutuo, donde tenemos un terreno común, y buscamos construir una verdadera empatía escuchando y aprendiendo, compartiendo y cuidando. Como parte de la tribu SUD, también somos llevados a nuestro Padre Celestial, permaneciendo más cerca del Salvador, y dependiendo del Espíritu, «sin saber de antemano lo que [tendríamos] que hacer» (1Nefi 4:6). Ese vínculo sostuvo a los israelitas durante 40 años, a los esclavos negros por cientos más y a los LGBT en nuestro camino por el respeto y la igualdad tanto aquí como en el extranjero, todos en su camino a la Tierra Prometida.

Si otros realmente se dieran cuenta de la hermosa vista que hay desde donde estamos, todos querrían tomar lecciones.

 

Si disfrutaste esta publicación, asegúrate de buscar todas las publicaciones en la serie de blogs Dos grados fuera del centro.

 

 

1- «Hanging Chads» se le llamó a un acontecimiento que sucedió en la elección para presidente del año 2000 entre George W. Bush y Al Gore. Las elecciones de ese año se definían perforando unas tarjetas, pero si la perforación no era completa quedando un pequeño trozo de papel colgando, o no perforaba en absoluto, sino que quedaba un círculo abombado en la tarjeta («pregnant chad»), entonces el voto se consideraba no válido. Algunos dicen que por el inusual número de «hangings chads» Bush fue elegido como presidente. 

«Hanging Chad» también significan otras cosas, puede ser la práctica de colgar a alguien cabeza abajo y darle un oral. O puede ser cualquier cosa que esté fuera de lugar, o que cuelge fuera de donde debería estar (como un testículo fuera de la ropa interior). Realmente no capté el doble sentido, así que no puedo ser más específico.

2- Rich llama a sus estúpidas rarezas «silly critters» difícil encontrarle un análogo en español que cubra todo el significado de esta frase, en otro artículo anterior lo traduje como «partes graciosas», ya que estaba hablando de partes de su cuerpo, pero aquí está hablando de rarezas o excentricidades relativas a su carácter, por eso lo traduje como «estúpidas rarezas» antes que «partes graciosas», tiene más sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.