El bullying

bullyingCharla dada durante la IV Conferencia de Afirmación Argentina, 26 de mayo 2018.

Por Darian Silva

¿Qué es el bullying?

Hay muchas teorías de dónde surge la palabra bullying, uno de los posibles orígenes puede ser de la palabra en inglés «bull», que significa «toro», tomando en cuenta la costumbre de estos animales de arremeter; también puede venir del verbo «bully» que significa «intimidar». En 1970 en un estudio en Noruega sobre el hostigamiento escolar se usó por primera vez este término.

El bullying puede ser psicológico, verbal o físico

El físico incluye los golpes, el verbal cuando te dicen cosas, y psicológico es una manera indirecta de hacer bullying, es, por ejemplo, esparcir rumores o aislar a la persona. Esto ocurre de a poco.

El bullying es el acoso escolar, así que si yo digo que alguien me hace bullying aquí no es así, porque no estamos en una institución escolar. Lo podemos llamar intimidación, acoso, violencia, pero no bullying.

La persona diferente

Siempre los acosadores buscan a la persona más indefensa, la persona que rompe los estereotipos, la persona rara, la persona diferente.

Muchas personas citan estos casos para apoyar su teoría de que hace a los adolescentes más fuertes, pero la realidad es que hay un alto porcentaje de adolescentes que sufren bullying que cometen suicidio.

Entre las consecuencias que puede sufrir una persona a causa del bullying se cuentan: alteración del sueño, dolor de cabeza, perder el apetito, trastornos alimentarios, pensamientos autodestructivos, irritabilidad, depresión, ansiedad, etc.

El bullying para ser considerado como tal el acoso debe repetirse en el tiempo y generalmente va escalando, empieza siendo insultos, o burlas y llegan a ser agresiones físicas.

Usualmente se ve más bullying en la escuela primaria (educación elemental) y secundaria (preparatoria, instituto, high school),

Erradicar el bullying de las escuelas

Para superar estas cosas hay que trabajar en conjunto entre los padres, los alumnos y los docentes.

Los padres deben proporcionar un entorno amigable en casa y no permitir la discriminación, poner límites, enseñar a perdonar, a aceptar culpas.

Los docentes deben proporcionar un ambiente más inclusivo, más tolerante, y dar charlas del tema.

Y como alumnos, como estudiante LGBT sufrimos bullying. Yo me presenté para el centro de estudiantes, y la primera vez que me presenté tuve dos votos, la segunda vez gané la presidencia y traje muchas charlas y jornadas acerca del bullying, se vio un cambio.

Como alumnos podemos incluir a esos chicos que les cuesta sociabilizar, que son tímidos, podemos hacer el esfuerzo por incluirlos. Y tratar de que la familia enseñe más valores.

No hay mucha legislación en Argentina para prevenir o subsanar el bullying.

Cuando notamos que nuestro hijo sufre bullying hay que acudir a los docentes, que den la oportunidad de abrir el espacio a charlas dadas por personas que se dediquen a enseñar acerca de esto, por ejemplo INADI trabaja en la prevención del bullying.

Una cosa que se hace en las escuelas, es buscar ayuda psicológica para los agredidos, pero nunca para el agresor. El agresor sigue agrediendo y nunca le pasa nada. Las historias de los chicos abusadores son trágicas, los padres los golpeaban violentamente y como no pueden tratar del mismo modo a sus padres entonces se desquitaban con los débiles de su escuela.

Si un docente se niega a reconocer el problema que hay en su salón de clase, se puede recurrir a otro docente, a un directivo o al supervisor de esa escuela en última instancia. Los docentes están concientizados de este problema, así que es posible encontrar ayuda.

Siempre están el que agrede, el agredido y los que observan. Ellos al presenciar todo son como un premio para la persona que agrede, porque si no tuvieran público no lo harían.

Si se sufre de bullying, entonces no quedarse quieto, por internet podemos encontrar una institución o grupo que pueda ayudarnos, y darnos las herramientas para superar este problema.

Reflexión final

Para el final quiero terminar con un discurso que escribí para la primer marcha que iba a asistir:

Normalmente no discurso de mi vida privada, pero siento que debo compartir esta experiencia. Nunca pensé que debería tener miedo por ser quién soy, por ser yo mismo, pero en la secundaria fui atacado por ser diferente. Me molestaron y atacaron repetidas veces, me gritaron y me escupieron, me espetaron cosas que no voy a reproducir en público, ni en ninguna red social. Todo eso por ser diferente, quienes hicieron esto, sean quienes sean, lo siento, no lograron su objetivo. Porque seguiré amando todo lo que hay a mi alrededor, seguiré amando a todos los que me rodean, y seguiré estando orgulloso de ser quién soy, y de lo que he logrado en este mundo. Me da pena que sientan tanto odio. Para todas las personas que están escuchando esto, para todos los que son discriminados por ser diferentes, para todos aquellos que son calificados como minorías o desviados, para todo aquel ser humano independientemente de sus atributos físicos, mentales o sociales, permanezcamos unidos, amándonos los unos a los otros y al pie del cañón. Venceremos. Amen. Sin tilde.

 

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*