El Suicidio y El Arcoíris

octubre 7, 2016

arcoiris-rainbow

Escrito por: Gay Mormon Latino

Haz click aquí para ver la publicación original, o para seguir leyendo otros artículos de Gay Mormon Latino.

Cuántas veces durante mi vida, en mi adolescencia y mi juventud pasó por mi mente la idea de quitarme la vida. Perdí la cuenta del número de veces que lo sentí y del número de veces que lo intenté. A pesar de tener la enseñanza del Evangelio en mi vida, sentía que era como el eslabón que no encajaba en este gran Plan de Salvación, sentía que quizás era un error de la naturaleza, un engendro del demonio quizás, muchas cosas pasaban por mi cabeza. Lo que los líderes en la capilla hablaban no me servía de mucho.

Recuerdo una vez estando en casa de mis padres tomé una sobredosis de pastillas, ahora al pensar no lo considero para nada valiente, sin embargo, al ir profundamente analizando que era, una vez estando en mi departamento volví a hacer lo mismo, esta vez desperté dos días después…¿qué era  lo que buscaba con hacer eso?

Ayer mientras en el día conversaba con un joven no mormón acerca de la condición de los jovenes mormones gays en nuestra religión, el me dijo, “Ah, como el chico de la película Plegarias para Bobby”, y mi respuesta fue: “Sí, exactamente igual”. Pensé en mi corazón todo el día en cuanto a eso, y ayer mientras caminaba de regreso a casa no pude contener las lágrimas en mis ojos recordando lo que yo había hecho y por qué lo había hecho. Creo que en el fondo de mi corazón deseaba que cuando despertara todo hubiera pasado, como si mi condición fuera una gran pesadilla y luego de abrir los ojos nuevamente todos ese sentimiento gay hubiera pasado.

Sorpresa,  nunca pasó, nunca deje de sentirme así. Fue cuando mis padres comenzaron a darse cuenta por qué atentaba contra mi vida, y una vez que les conté fue que ya no lo volví a intentar jamás. En cierto modo ellos me protegieron del ataque de aquellos fundamentalistas mormones que me apuntaron con el dedo.

Quizás tu no tengas a tus padres que te apoyen, pero déjame decirte que no estás solo, existen otros padres que sí te pueden apoyar, y también existen otras personas mormonas que sí podemos ayudarte. Padres que han experimentado lo mismo con sus hijos y adultos que ya hemos pasado por este sufrimiento y podemos orientarte.

Sigue adelante que la vida es tan hermosa como el arcoíris que vemos luego de la lluvia. Siempre llevo en mi mente ese himno de la primaria: “Me encanta el arcoiris después de ver llover”

No permitas que la oscuridad entre en tu mente. Deja que el Espíritu Santo te acompañe, y sé feliz siendo gay, lesbiana, trans o lo que sea, eres así, porque nuestro Padre Celestial nos creó así. Somos hermosos tal cual Él nos creó.

 

gaymormonlatinoTe damos la bienvenida, Gay Mormon Latino al sitio de Afirmación, y ¡muchas gracias por compartir tus artículos con nosotros!

 

¡Suscríbete para recibir más como esto en tu bandeja de entrada!

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Publicado en

Deja un comentario