Blog

El voluntariado un trabajo de amor y compasión

Escrito por Luiz Correa

En noviembre de 1997, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) proclamó 2001 como el Año Internacional de los Voluntarios. La historia del voluntariado se confunde con la propia historia de las acciones de los individuos en relación a sus semejantes.

El crecimiento de las primeras villas y ciudades, y el movimiento de las personas lejos de sus familias, exigió nuevas formas de ayuda social. Las primeras civilizaciones egipcias, por ejemplo, tenían un severo código moral basado en la justicia social. Tales leyes alentaban a las personas al trabajo voluntario, por ejemplo, transportar a una persona pobre al otro lado del río, sin cobrar.

«Las primeras iglesias cristianas crearon fondos para apoyar a las viudas, huérfanos, enfermos, pobres, discapacitados y prisioneros. Se esperaba que los fieles llevasen donativos voluntariamente que se colocaban en la mesa del Señor para que los necesitados pudieran recibirlo de las manos de Dios. Los primeros legados
fueron autorizados por el emperador Constantino I, en el año 231 d. C., posibilitando la donación de recursos para caridad. En el mundo islámico, la filantropía se utilizó para montar grandes hospitales. Los ejemplos remotos de fondos de miseria también partieron del islam, cuando los pacientes indigentes recibían cinco piezas de oro tan pronto como recibían alta» (Hudson, 1999, p.22)

Las organizaciones de voluntarios siempre han desempeñado un papel muy importante en el mantenimiento de valores humanitarios, dirigiendo sus esfuerzos para obtener resultados más sustanciales y manteniendo relaciones de trabajo que privilegian valores individuales como ética, respeto y contribución.

El mundo hoy no vive sin el apoyo de estas Organizaciones que han ayudado a las personas en todo el mundo, combatiendo el hambre, las enfermedades, las persecuciones, las injusticias y llevando un poco de esperanza y una mirada más adelante para que estas personas superen sus dificultades sean espirituales o materiales.

Afirmación se encuentra en el rol de estas organizaciones que tiene como objetivo mayor, traer el bienestar social y espiritual de sus miembros. En el mundo hay miles de voluntarios distribuidos en países de América del Sur, Central y del Norte, además de Europa, Asia y Oceanía, que trabajan con gran fuerza para llevar a los miles de mormones LGBTI+ que se encuentran en un momento de auto aceptación o incluso en situación de riesgo con la propia vida.

Afirmación ha buscado conocimiento y entrenamiento, como lo que se realizó en la última conferencia anual en la ciudad de Salt Lake City en el estado de Utah. Se ha realizado un entrenamiento para los voluntarios presentes para que puedan apoyar y ayudar en su lengua materna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.