Dos grados fuera del centro

Es solamente cuestión de tiempo – Dos grados fuera del centro

«Dos grados fuera del centro» es un blog mensual de Rich Keys sobre las luchas personales, cuestiones y temas que hablan de la experiencia SUD/LGBT. A veces es serio, a veces humorístico, pero siempre se acercará a las cosas desde una perspectiva ligeramente diferente.

_______________________________

Por Rich Keys

Siempre disfruto haciendo el viaje de 600 millas (casi mil kilómetros) durante toda la noche desde Sacramento a Salt Lake City cada año para la Conferencia Anual de Afirmación Internacional. Viajando por el desierto de Nevada por la noche, es un momento para alejarse del ajetreo cotidiano por un tiempo, para disfrutar de la tranquilidad, las estrellas y contemplar el significado de la vida. En julio pasado, cuando me acercaba a la frontera de Utah, sintonicé la radio KSL, el hogar de los deportes de la Universidad de Brigham Young (BYU) y, por lo tanto, la estación oficial de Sión. De repente, interrumpieron su programa con las noticias más importantes desde que Brigham dijo «Este es el lugar»: ¡Efectivo de inmediato! ¡BYU autorizaba la Coca Cola con cafeína en el campus! Cambié de estación, y era la historia principal en todas partes, incluso en los canales de noticias. ¡Las redes sociales se volvieron locas! Incluso fue la historia de la primera página de Deseret News, el Salt Lake Tribune y el Provo Daily Herald; con una fotografía apasionante y llena de acción de un tipo que toma un refresco en el Cougareat (lugar de comidas de la BYU). Parecía la Segunda Venida, y en cierto modo, lo era.

En la década de 1950, la Coca-Cola con cafeína estaba en el campus y todo parecía normal, hasta que un día desapareció de repente. La gente asumió que la Q15 (la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles, que también era el consejo de administración de la escuela) tuvo un momento inspirador de que Coca-Cola era demasiado “parecida” el café, y para evitar incluso la apariencia del mal, se sintieron movidos a eliminar esta índole de cafeína del campus del Señor. Estuve allí a fines de los 60, y nadie cuestionó la decisión. Simplemente seguimos al profeta porque se había tomado la decisión, y era nuestra responsabilidad demostrarle al mundo una vez más que somos un pueblo peculiar y estamos orgullosos de ello.

Pero el profeta y las otras organizaciones no tuvieron nada que ver con la decisión. Fue el Director de Servicios de Comidas del Campus quien decidió, por su propia autoridad, interrumpirlo. No está claro si fue por ejercer su propias reglas «morales», o si el cuerpo estudiantil boicoteó la bebida para que estar en «armonía con nuestras enseñanzas», justificando así su eliminación por falta de demanda. Sin embargo, se extendió por toda la Iglesia y se convirtió en parte de nuestra cultura mormona única. Finalmente, Coca-Cola presentó su Coca-Cola sin cafeína en 1983 y la versión Diet un año después. A nadie le gustó el sabor de las cosas; se lo pregunté a un distribuidor de Coca-Cola una vez, y dijo que las variedades sin cafeína solo representan aproximadamente el 2% de sus ventas, excepto en Utah, que es donde tiene más demanda, pero ese era el precio que pagas por mantener la fe

El día después de la vuelta oficial del año pasado, sucedió algo sorprendente en BYU: Nada. No cayeron los edificios al suelo, el sol salió como siempre lo hace, los alumnos estudiaron, los maestros enseñaron, nadie se quedó mudo, los que estaban de visita pudieron beber su refresco favorito a la luz del día y no esconderse en las sombras. Todavía no hay Starbucks en el campus, y la vida continúa tan peculiar como siempre.

Mientras que algunos estándares se han relajado en el campus, otros no. BYU tiene un Código de Honor que es aún más estricto para la comunidad LGBT que el infame lenguaje del Manual de la Iglesia. Mientras que el Manual establece que la homosexualidad está bien a menos que «actúes en consecuencia», el Código de Honor de la escuela prohíbe «todas las formas de intimidad física que expresen sentimientos homosexuales». Este lenguaje es tan vago y extenso, que algunos funcionarios de la escuela o de la Iglesia pueden mostrar dos chicos o chicas que se dan la mano y si creen que hay una chispa de atracción… y dado que los compañeros también pueden ser disciplinados si ven una violación y no lo denuncian, los estudiantes también deben estar atentos al comportamiento más inocente que los ofenden e informar a la escuela. Esto va mucho más allá de la lotería del obispo, te deja pasmada la mente.

A pesar de eso, la comunidad LGBT de BYU tiene USGA (Entendimiento, Sexualidad, Género y Alianza, anteriormente Entendiendo la Atracción al Mismo Género), un valioso grupo de apoyo para estudiantes LGBT, profesores, personal y sus aliados. Desafortunadamente, a pesar de las repetidas solicitudes del grupo, la escuela se ha negado a reconocerlos como un club oficial, por lo que no pueden reunirse en el campus, ni pueden hacer publicidad en el campus ni a través de los medios de comunicación patrocinados por BYU, ni recibir ningún tipo de ayuda financiera o apoyo de otro tipo de la escuela. Para mí, eso se parece al matón de la escuela que te roba el dinero del almuerzo todos los días. Por esa razón, dejé de pagar por mi BYUtv y me niego a hacer más donaciones a BYU, ni a sus solicitudes filantrópicas, causas de egresados, ni por eventos deportivos o cualquier otra cosa, hasta que le den el estatus oficial a USGA y revisen el Códio de Honor para que el lenguaje restrictivo con respecto a la homosexualidad sean al menos tan «indulgentes» como el Manual de la Iglesia. No es mucho, pero es algo, y es  algo.

Así que aguanta, USGA. Las cosas pueden parecer sombrías ahora, pero recuerden que nadie pensó que la Coca-Cola con cafeína sería reconocida oficialmente, y ahora está de regreso en el campus. La marihuana fue una vez la puerta que se abría a todo mal, y ahora la Iglesia la reconoce por sus propiedades medicinales. Un pueblo peculiar, incluso su universidad peculiar, trabaja de maneras peculiares, y algún día, de alguna manera, usted también será reconocido oficialmente. Es solo cuestión de tiempo.

Si disfrutaste esta publicación, asegúrate de buscar todas las publicaciones en la serie de blogs Dos grados fuera del centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2019 Affirmation International Conference

There’s still time to register for the 2019 Affirmation International Conference being held June 21-23 in Provo, Utah. You won’t want to miss the incredible speakers and workshops we have planned for you this year. Plus we still have special rates for couples and families!

More Info and Registration