Hola, soy Damaris

Por David Mans

Damaris Torrejón Calvo nació en el año 1971, y es una mujer trans que vive en Algeciras, España.

Ella ha estado trabajando por los derechos de las personas transexuales en España, para conseguir que la seguridad social cubra sus tratamientos médicos, y yendo a programas de televisión para visibilizar la realidad de las personas trans, pero la encontramos en la web en un programa que se dedica a encontrar pareja a los solos y solas, donde ella asistió y contó la historia de su vida y su lucha para ser vista como una mujer.

En el video (que puedes encontrar el enlace al pie del artículo) de la entrevista vemos a Damaris en el año 2014, y contó que su sueño desde siempre había sido casarse vestida de blanco.

Ella cuenta que desde niña era consciente de su identidad como mujer, que nunca se sintió niño, pero lo mantuvo en secreto hasta que se atrevió a contárselo a su madre, como varón se sentía triste y vacía. A los dieciocho años ya se rehusó a vestir ropas masculinas, optando por usar cosas más unisex, y ocultaba sus genitales con una faja.

La ley para personas trans en España tuvo una primera legislación en el año 1999, entonces Damaris pudo acceder al tratamiento hormonal y prepararse para la cirugía de reasignación de sexo.

Las hormonas ayudaron a Damaris a verse más femenina, con las caderas más redondas y el pecho más lleno. Y el día de la cirugía entró al quirófano con la tranquilidad de saber que estaba haciendo lo que más deseaba.

Después de diez horas, al abrir los ojos en la sala de recuperación intentó tocarse para asegurarse que ya no estaba la parte de su cuerpo que la hacía tan desdichada, pero al notar que no podía moverse entonces le preguntó a la enfermera si había salido todo bien, y cuenta que la enfermera le responde: «Ya está, ¿qué quieres? Ahora para la habitación, y nada».

Todo había salido bien en la operación, pero dos días después una hemorragia muy agresiva la llevó otra vez al quirófano, donde los médicos lucharon para salvarle la vida. Damaris dijo: «La sangre salía más rápido de lo que entraba». Después de transfundirle dos litros de sangre, lograron frenar la hemorragia.

Pero el camino de Damaris para ser reconocida como mujer apenas estaba a la mitad. Desde el año 2007 con la ley de identidad de género las cosas cambiaron; pero era el 2003, y para lograr cambiar su nombre legalmente las personas trans debían someterse a un juicio oral, y su cuerpo debía ser examinado por un médico forense para certificar que tenía genitales femeninos. Después de pasar por todo eso a sus 32 años Damaris consigue cambiar su nombre y su género en toda la documentación legal, por fin se siente una mujer plena.

En el 2010 la desgracia golpea a su familia. Su hermano de 41 años se ahoga en la playa de Getares, al sur de Algeciras, por lo que Damaris se volvió el más importante apoyo para su madre.

Hoy en día todavía vive con sus padres, ya muy mayores ambos. «Lo único que le pido a Dios es salud y trabajo», dice con sencillez: «Yo no tuve infancia ni adolescencia, pero ahora vivo mi vida».

La historia de Damaris con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es breve, en sus propias palabras su testimonio:

«Hola mi nombre es Damaris de Algeciras, España. Soy una mujer mormona y transexual. Desde siempre supe que era un alma femenina y tuve comprobar por mí misma la verdad de lo que sentía.

»Fui a la misión España Bilbao de joven, regresé de la misión antes de tiempo ya que mi Presidente de  misión me dijo en una entrevista que tuvo una revelación sobre mí y que tenía que volver. Fue cuando me alejé de la Iglesia. Luego de adecuar mi cuerpo a mi género estuve 20 años sin asistir a la Iglesia. Ahora hace tres he vuelto, siendo muy bien recibida. Actualmente asisto a las reuniones de la Sociedad de Socorro.

»Estoy feliz, contenta y tengo un gran testimonio de la Iglesia. También un gran testimonio de mis hermanos de Afirmación, de fe, valentía y superación. Un cariño a todos, hermana Damaris».

Damaris todavía no ha encontrado a su pareja, un hombre honesto y que quiera formar un hogar con ella, incluso adoptar niños, si se da la oportunidad. Pero no pierde la esperanza de poder cumplir su sueño de la infancia de casarse de blanco.

 

Si quieres ver el video de la entrevista en el programa «La tarde aquí y ahora» haz click en el enlace.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*