Identidades mormonas lesbianas: una charla con Jeanna Jacobsen

Esta entrada también está disponible en: Inglés Portugués, Brasil

Jeanna Jacobsen

Jeanna Jacobsen

Por Hugo Salinas

Jeanna Jacobsen dio un simposio titulado «Mormon Women’s Experiences with Same-sex Sexuality (Las mujeres mormonas y sus experiencias con la sexualidad orientada a su mismo sexo)» Como doctora en Trabajo Social, Jacobsen entrevistó a 24 mujeres quienes han experimentado algún tipo de sentimiento sexual hacia su mismo género (pensamientos, sentimientos, atracción, comportamiento, afectos, o relaciones) y son o han sido miembros de la Iglesia SUD. Jacobsen, quien se identifica como una lesbiana con antecedentes mormones, describe en su simposio cómo las experiencias de estas mujeres afectan su religión y su identidad sexual.

Mi impresión es que existen varias causas combinadas para hacer a las lesbianas SUD virtualmente invisibles. ¿Usted está de acuerdo con esta afirmación?

Creo que hay una serie de razones por las que las lesbianas SUD no tienen más visibilidad. En primer lugar, simplemente hay menos mujeres que hombres que se identifican como atraídas principalmente por personas del mismo sexo, por lo que las voces masculinas tienden a dominar a las comunidades SUD LGBT. Las mujeres sufren tanto el sexismo como el hetero-sexismo. Otro problema es que muchas mujeres mormonas, independientemente de su orientación sexual, que no están casadas con un hombre se sienten invisibles o como ciudadanos de segunda clase en sus barrios mormones debido al énfasis de la Iglesia en el sacerdocio y la familia. Experimentar la sexualidad entre personas del mismo sexo es solo una razón más por la cual las mujeres sienten que no pertenecen y esto puede crear una situación en la que las mujeres o abandonan la Iglesia mormona para dar la bienvenida a espacios femeninos o se esconden dentro de la comunidad mormona.

Usted ha citado estudios que sugieren que las lesbianas que aceptan su identidad y lo revelan a otros tienden a tener una autoestima más alta y son más felices. ¿Esto significa que es bueno para las mujeres lesbianas mormonas salgan del armario?

No necesariamente. Las mujeres deben trabajar activamente en su autoaceptación y la autoestima. Pero, aceptarse a sí mismas no significa que sea seguro salir del armario. Uno debe considerar los impactos familiares y comunitarios. La pérdida potencial de apoyos sociales puede ser demasiado difícil de soportar durante ciertos momentos de la vida sin crear primero una comunidad que las acepte. Esto no significa esconder la orientación sexual de uno es la mejor opción. La mayoría de las mujeres con las que hablé se sintieron agotadas al ocultar este aspecto importante sobre ellas mismas de los demás, especialmente de la familia. Por esta razón, finalmente llegaron a un momento de su vida donde esconderse producía más dolor y salir era un paso para aceptarse por completo. Salir es una experiencia personal y el momento adecuado es único para las circunstancias de la situación.

Usted dice que la mayoría de las mujeres que entrevistó se sentían como si tuvieran que elegir entre su identidad sexual y religiosa. ¿Cuáles son los resultados de esta elección?

Los resultados son tan variados como las mujeres con las que hablé. Al final, las mujeres eligieron el estilo de vida y el sistema de creencias que crearon la mayor sensación de felicidad en sus vidas. La Iglesia mormona a menudo enseña en blanco y negro, por lo que muchas mujeres se sentían como si tuvieran que elegir entre su identidad religiosa y una relación del mismo sexo. La mitad de las mujeres en mi estudio abandonaron la Iglesia y ya no se identifican como mormonas. Dos de estas mujeres llegaron a identificarse con otras religiones, aunque varias otras conectaron con su espiritualidad a través de otros medios (como la naturaleza o el trabajo significativo). El restablecimiento de un sistema de creencias después de perder la estructura rígida del mormonismo es difícil y la espiritualidad puede sufrir.

Doce mujeres continuaron identificándose como mormonas. Estas mujeres intentaron encontrar un equilibrio entre sus identidades sexuales y religiosas, como creer en los principios básicos de la religión mormona, pero cambiar las creencias sobre la aceptación de Dios de su sexualidad. La mayoría de estas mujeres no estaban activas porque optaron por tener una relación con personas del mismo sexo y no se sintieron cómodas en las comunidades mormonas debido a los mensajes negativos sobre su sexualidad. Solo cuatro continuaron participando activamente en la Iglesia mormona. Dos eligieron el celibato. Las dos mujeres finales participan en los servicios en la medida en que son capaces, dado el estado de su relación con el mismo sexo y son bienvenidas en sus capillas.

¿Puede pensar en cosas específicas que los obispos o los presidentas de la Sociedad de Socorro podrían hacer para que las mujeres lesbianas se sientan amadas y bienvenidas en sus barrios?

Crear un ambiente acogedor para cualquier mujer adulta soltera ayudaría. Las mujeres necesitan escuchar mensajes más allá de la importancia de una familia heterosexual y tener un poseedor del sacerdocio en el hogar. Cuando ellas no encajan con el ideal, se van. Los obispos y las presidentas de la Sociedad de Socorro deben mostrar su amor. Demuestre aceptación, reconozca la dificultad que la mujer podría estar experimentando debido a un conflicto interno y no disminuya o descarte su sexualidad. Dejar que las mujeres sepan que son bienvenidas en la Iglesia, independientemente de su estado de relación (incluida la participación en una relación entre personas del mismo sexo) ayuda mucho a mantener el deseo de una persona de quedarse.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*