Noticias de Afirmación

La fe

Discurso dado por Göran Gustav-Wrathall en la Conferencia Internacional de República Dominicana y el Caribe, este pasado agosto.

 

Mi experiencia con la fe

«La fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la evidencia de cosas que no se ven». La fe es suficientemente poderosa para obligarnos a comprometernos con un sistema de creencias tan antiguo como el tiempo. Ser fiel, tener fe a pesar de la duda, es un juramento que tomamos o damos a nosotros mismos. Todo el mundo tiene fe en alguien o algo. No se aplica sólo a las cosas estrictamente religiosas.

Crecí en una casa donde mis padres cambiaban de religión frecuentemente en busca de algo que les sirviera. Mi hermana y yo por lo general estábamos con ellos para el viaje espiritual, como decidían mis padres. Las diferentes creencias que experimenté me enseñaron muchas cosas diferentes que podrían fortalecer mi fe y mi espíritu. 

Por ejemplo, un objeto que puedo llevar fielmente alrededor de mi cuello, en mi bolsillo o sobre mi corazón podría ponerme en un humor espiritual particular. A veces llevo una roca desde un lugar al que me he conectado. Tengo estatuas de Buda alrededor de la casa, y cristales. Me gusta usar el martillo de Thor, un símbolo antiguo de Vikingo. Todos ellos solo me recuerdan mi fe en lo bueno.

A veces veo la fe como un contrato entre usted y Dios o usted y sus relaciones con su esposa, esposo, novia o novio. Puede ser fácilmente traicionado. Mi fe ha sido probada. He tenido que trabajar duro para mantener mi fe en la humanidad y la fe en mis amigos y familiares. Antes de conocer a John, pasé por una serie de calamidades personales. Mi novio me engañó y me dejó. Perdí mi casa, todas mis posesiones y mi gato, y terminé sin hogar por un tiempo.

 

La fe viene desde dentro nuestro

Mientras yo estaba sin hogar, vi algunos de los peores aspectos de la naturaleza humana. Mi apoyo tenía que venir de dentro de mí, porque había aprendido a desconfiar de la religión institucional y organizada. 

La fe necesita ser alimentada. Mientras yo estaba viviendo en el refugio para personas sin hogar, empecé un club de Star Trek. Creé mi propio planeta, con su propia historia, cultura y tecnología. Me encantan los ideales de Star Trek, porque nos enseñan acerca de la infinita diversidad en combinaciónes infinitas, y la posibilidad de progreso y amistad universal.

Cuando se trata de lo que enseña la religión organizada, ver es creer. He visto cómo las iglesias tratan a los gais, y cómo la Iglesia mormona ha tratado a mi esposo. Si la gente afirma que su religión enseña el amor, necesito verlos practicar lo que predican. La fe que tenía en mí mismo ha necesitado ser fuerte antes de que pudiera tener fe en otras personas. 

Mi fe ha sido probada muchas veces, y a veces he tenido que reunir toda mi fuerza interior para evitar perderla o dejar que algunos la destruyeran. Su fe no puede ser juzgada por ninguna otra persona.

Mi fe es más fuerte ahora porque soy mayor y me siento más seguro en lo que creo. La fe es un compromiso con tu propia espiritualidad, puede mantenerte como pan y agua. Hace cuatro años, supe que padecía insuficiencia renal. Los doctores me dijeron que moriría si no comenzaba la diálisis y si no recibía un trasplante de riñón. Ese fue un tiempo espantoso para mí y mi marido John. Tomó fe pasar por eso, tuve que cambiar mi dieta y mis rutinas diarias y tomar un cuidado extra de mi salud. 

Cuando fui a la cirugía tomó fe creer que volvería a salir. Durante mi cirugía de trasplante de riñón, los médicos me dieron demasiada anestesia y tuvieron que ponerme en un aparato de respiración para mantenerme vivo. ¡Pero lo hice!

Crecí sin saber quién era mi padre o quiénes eran de mi familia o de dónde venía. Tenía fe que algún día encontraría a mis familiares perdidos, y entonces en 2008 los encontré milagrosamente. Tengo fe en que mi matrimonio con John durará la prueba del tiempo. Incluso tengo fe en que los humanos encontrarán un camino que conduzca a la unidad y que todos aprenderemos a vivir en armonía sin importar su religión, sexo o raza, como enseña mi programa de televisión favorito Star Trek. Amén

 

Puedes ver a Göran dar este discurso en la Conferencia de México 2017:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.