Blog

Líderes mormones en Seattle dicen a los gays: ¡Regresen a la Iglesia!

Jana Riess escribió sobre la iniciativa en la Estaca Seattle Norte de dar la bienvenida a los miembros homosexuales de nuevo a la Iglesia. El artículo cita a Mitch Mayne: «Eso significa que las personas LGBT son bienvenidas al venir a la Iglesia, independientemente de dónde se encuentren en su vida personal – individuos que viven bajo los límites de la política tal como la entendemos hoy, casados ​​con una pareja de su mismo género, o saliendo con alguien nuevo cada noche. No hay ninguna entrevista del obispo para sentarse en las bancas el domingo. No existe ninguna prueba para llegar a la reunión sacramental o cualquiera de nuestras reuniones o eventos. Todo el mundo es bienvenido, tal y como son».

Este domingo, líderes mormones en la Estaca Seattle Norte extendieron una alfombra roja para sus hermanos y hermanas LGBT, muchos de los cuales se han alejado de la Iglesia debido a la postura oficial de ésta en contra de la homosexualidad.

Tomando como tema Ezequiel 34:16, los líderes de la estaca se proponen este año a «buscar lo que estaba perdido, y traer de nuevo lo que se había descarriado, y vendar a lo que se había roto» dentro de los límites de sus barrios.

Eso incluye a los miembros gais que han sido dañados por las experiencias pasadas con los prejuicios en la Iglesia.

«Convencidos de que muchos de nuestros hermanos y hermanas gays y lesbianas han roto su relación con el mormonismo y se han separado de las congregaciones que una vez llamaron su hogar, queríamos llegar a ellos e invitarlos a regresar y unirse a nuestra comunidad religiosa», dice Aaron Brown, miembro del sumo consejo que supervisa asuntos públicos.

«Queremos hacer de nuestras congregaciones espacios seguros, más acogedores, más amorosos, donde todos nuestros miembros – homosexuales o heterosexuales – puedan estar en comunión y adorar juntos, sin importar dónde se encuentren en la vida. Así que hemos perseguido esta iniciativa LGBT como un medio para extender esa invitación y demostrar que hablamos en serio al respecto».

Los eventos de este fin de semana en Seattle siguen lo que ya ha ocurrido en San Francisco, donde Mitch Mayne, un hombre abiertamente gay, fue designado como secretario ejecutivo en el obispado. Parte del trabajo que Mayne y su obispo Don Fletcher hicieron allí consistió en amplios esfuerzos de divulgacion y difusión hacia la comunidad LGBT y los miembros mormones inactivos.

«Seattle es el reflejo de lo que hemos hecho en [el] Área de la Bahía de San Francisco: abrir las puertas para cualquier persona que quiera unirse a nosotros el domingo», dice Mayne.

«Eso significa que las personas LGBT son bienvenidas a venir a la Iglesia, independientemente de dónde se encuentren en su vida personal – individuos solteros que viven bajo los límites de la política tal como la entendemos hoy, casados ​​con una pareja de su mismo género, o saliendo con alguien nuevo cada noche. No hay ninguna entrevista con el obispo para sentarse en las bancas el domingo. No existe ninguna prueba para llegar a la reunión sacramental o a cualesquiera de nuestras reuniones o eventos. Todo el mundo es bienvenido, tal y como son».

Y la gente está viniendo. Mayne comenta que una familia viajaba tres horas hasta Seattle para ayudar a dar la bienvenida a los miembros de la comunidad LGBT a la reunión sacramental y al evento social que se realizaba después.

El viernes pasado, Aaron Brown publicó un anuncio en Facebook acerca de la bienvenida de este domingo que tuvo más de 250 comentarios. Como era de esperarse, algunos de esos comentaristas sonaban consternados, incluso hubo una observación homofóbica y gramaticalmente incorrecta: «Separar lo limpio de lo sucio… amarlos permite que ellos esten presentes en nuestras reuniones, pero como dijo Pablo qué comunión tiene la luz con las tinieblas».

Claramente, las actitudes de muchos mormones tienen un largo camino por recorrer cuando se trata de dar la bienvenida a todos como lo haría Cristo. Pero la iniciativa del domingo es un gran comienzo, y su alcance se extiende mucho más allá de la comunidad LGBT.

«Seamos claros aquí», dice Mayne, «si bien esto tiene un gran impacto en la comunidad LGBT, también se extiende la misma mano de bienvenida a los miembros heterosexuales que sienten que están “en el exterior mirando hacia adentro” por cualquier razón. Sospecho que lo que van a ver es exactamente lo que hemos visto en San Francisco – el regreso no sólo de los miembros de la comunidad LGBT sino también de muchos miembros que han abandonado la Iglesia por la forma en que ésta ha tratado a la comunidad LGBT».

Para prepararse para este fin de semana, Mayne y su anterior obispo, Don Fletcher, ofrecieron una sesión de entrenamiento en julio para los líderes locales en Seattle, anticipando la llegada de 40 a 50 personas. Más de 90 se presentaron, provenientes de tres estacas distintas.

Ahora estos líderes locales cuentan con materiales de capacitación disponibles para atender las solicitudes oficiales de otros líderes de la estaca que deseen seguir el ejemplo dado en las estacas de Oakland, San Francisco y Seattle Norte.

¿Cómo sería el éxito en Seattle? «Somos realistas, una afluencia masiva de Santos de los Últimos Días LGBT probablemente no ocurrirá en un día, si es que algo así llega a pasar», dice Brown.

«Si convencemos a algunos de volver al redil y los convertimos en parte de la vida de nuestros barrios, eso será un éxito. Si convencemos a otros santos LGBT de que realmente les damos la bienvenida y los amamos, incluso si no están listos para volver, ese también es un éxito. Si convencemos a algunos mormones heterosexuales de suavizar y modificar sus actitudes hacia sus hermanos y hermanas LGBT, esto también será un éxito».

 

Lee el artículo completo en inglés en: http://janariess.religionnews.com/2014/10/14/seattle-mormon-leaders-gays-join-us/#sthash.QT8xEZ7R.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.