Blog

Mi segundo hogar

por Hugo Ortiz

hector-ortiz-adrian-san-roman
Héctor Ortiz (izq.) con Adrián Sánchez, Vicepresidente de Afirmación

Cuando conocí a Afirmación por Internet, jamás imagine que encontraría amigos eternos. Me llamo Héctor Ortiz y soy mormón desde hace casi 10 años. Como los demás mormones LGBT me sentía muy confundido en cuanto a la postura de la Iglesia respecto a mi sexualidad, porque estaba seguro de mi persona como hombre gay pero no quería que eso fuera un obstáculo para continuar asistiendo a la Iglesia.

Fue al cumplir 20 años de edad que dejé de asistir a la Iglesia durante casi 3 años, no fue porque sintiera que Dios no me amara, sino porque no quería ocasionar chismes en la capilla. Durante ese tiempo mi Padre Celestial me puso muchas pruebas duras en la vida así como momentos de alegría; conocí gente maravillosa en mi camino, a los cuales aun conservo como amigos, jamás alejé de mi vida los principios que aprendí desde joven en las escrituras pero me sentía un poco sólo porque no tenía a ningún amigo de la Iglesia que comprendiera mi posición.

Conocí Afirmación en los primeros meses del 2014, sin embargo no me atreví a asistir porque no sabía exactamente de qué se trataba, fue gracias a una de mis mejores amigas que me animé a ir a una reunión, ya que ella había asistido en una ocasión y me contó lo contenta y cómoda que se sentía en Afirmación. Decidí asistir en septiembre de 2014 y mi sorpresa fue que era como una pequeña reunión sacramental con la peculiaridad de que entendían mis sentimientos y no los juzgaban, al contrario, me ayudaban a entender algunas cosas del Evangelio que no me excluían por ser gay. Ese mismo día me sentí tan contento que al escuchar que habría una Conferencia Anual decidí integrarme al comité organizador y ayudar en lo que pudiera.

Al llegar la conferencia pude experimentar muchos sentimientos de amor y paz, pero sobre todo de fraternidad, el evento empezó con un círculo de confianza en el que pude conocer las historias de personas iguales a mí, lo que me hizo sentir muy cómodo. Al día siguiente durante los discursos de las sesiones pude sentir el Espíritu que nos acompañó al comprender lo que nos era compartido por las voces de madres, hijos, familiares y amigos dentro de una comunidad diversa. Al finalizar la conferencia en la reunión de testimonios testimonios, lo único que quería era que todos pudiéramos vivir en ese edificio para siempre y no separarme de los nuevos amigos que había hecho, sin embargo llegó el momento de despedirnos entre sentimientos de nostalgia y amor.

Hoy en día tengo mucha comunicación con mis nuevos mejores amigos y ya no me siento solo, ahora siento que soy parte de una comunidad amorosa, comprensible e incluyente de la cual estoy muy contento de formar parte. Sé que Dios nos ama y nos protege día a día, sé que el apoya el amor verdadero y jamás lo juzgará. Sé que estas amistades serán eternas y me siento muy motivado para ayudar a más miembros de la Iglesia en conflicto personal a que puedan conocer el que ahora es mi segundo hogar, el lugar donde me siento seguro y respaldado: “Afirmación:Mormones LGBT, Familias y Amigos” en México. IMG-20141130-WA0025

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *