Blog, Excluido del hogar

Necesitamos aprender a vivir en el estado paradójico de llorar y regocijarnos

Woman Girl Prism Light

Por Blaire Ostler

Enviado a Afirmación después de la reversión de la política de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de noviembre de 2015 que prohibieron que los hijos de padres LGBTQ sean bendecidos y bautizados y rotuló como apóstatas a los miembros de la Iglesia que entran en matrimonios con personas del mismo sexo. Estos cambios se conocieron dentro de la comunidad mormona LGBTQ como la «política de exclusión», «política de noviembre de 2015» o «PoX». El día después de que se anunció la reversión de esta política, Nathan Kitchen, presidente de Afirmación, invitó a todos los que deseen compartir sus sentimientos auténticos y experiencias de dolor, ira, alivio, tristeza, felicidad, confusión, sea lo que sea lo que hayan sentido con la reversión de esta política. «Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.», escribió Kitchen en su invitación. Si tienes una historia para compartir acerca de la reversión de la política de exclusión, por favor envíelo a [email protected] También puede leer otras historias de la reversión de la política de exclusión.

Queridos amigos,

En lo que respecta a los cambios de política más recientes, hay algunas cosas que me gustaría que supieran.

Tengan en cuenta que la política de exclusión (POX) ha perjudicado profundamente a las personas queer y, en lo que a mí respecta, las personas queer podemos tardar todo el tiempo que necesitemos para procesar los cambios más recientes. Estas políticas no son solo teóricas o hipotéticas. Son experiencias vividas por nosotros y por nuestros hijos.

Por favor, para algunas personas queer, esta es una relación abusiva de manual. El abusador te golpea, luego muestra arrepentimiento. Te golpea de nuevo unos días más tarde, y se arrepiente otra vez. Una y otra vez. La comunidad queer está sintiendo el golpe. Aliados, tengan en cuenta que cuando nuestro abusador muestre su remordimiento (que no es intrínsecamente incorrecto en sí mismo) parece como si se olvidara que todavía estamos sanando desde la última vez que nos atacaron.

Tengan en cuenta que no se puede decir a una víctima de abuso cuándo es el momento de perdonar, seguir adelante y celebrar. Lo haremos cuando estemos listos, y cada uno de nosotros lo hará de manera diferente. Ese dolor y trauma no desaparecen simplemente con un cambio de política, o incluso una disculpa (que aún no ha sucedido).

Por favor, sé que estoy firmemente convencida de que se debe revocar la excomunión y emitir una reincorporación total a las personas queer que han sido excomulgadas y/o disciplinadas por cuestiones LGBTQ+. Creo que a los niños que debieron anular sus bendiciones de bebés, y bautismos se les debe dar una disculpa. Sí, creo que los hermanos, como administradores de la Iglesia, deberían pedir disculpas a los niños afectados por el POX.

Por favor, sepan que debemos aprender a vivir en el paradójico estado de llorar y regocijarnos (Romanos 12:15). Se nos permite una gama completa de emociones. Se te permite sentir ira, frustración, alegría, júbilo, dolor, tristeza, esperanza, escepticismo, fe y perdón. Estoy sintiendo todas estas emociones en este mismo momento, y no se excluyen mutuamente.

Por favor, sepan que esta política aún no aborda las preocupaciones de género. A los hombres trans y a todas las mujeres (lesbianas, hetero, cis, trans, intersex o con cualquier otra etiqueta) todavía se les niega la participación total en estos rituales. Hasta que todos los géneros estén ordenados, nuestros rituales continuarán siendo excluyentes incluso más allá de la comunidad queer y el POX.

Por favor sepan que celebro esta gota que cae dentro del balde, porque así se llenan los baldes. El cambio tiende a ser lento y doloroso para aquellos de nosotros que tuvimos que luchar por cada gota. El activismo no viene con una estrella de oro para los activistas que lo hicieron posible. Algunos nos despreciarán y nos ridiculizarán por nuestro trabajo para detener el abuso y luego, al mismo tiempo, elogiarán al abusador que finalmente nos escuchó. El activismo no se trata de popularidad. Se trata de llenar el balde con cada gota esencial, aunque la gente nos desprecie por ello. Celebro esta gota contigo, porque esta fue nuestra gota. Fue nuestro activismo queer que hizo posible esta gota específica.

Por favor sepan que en general estos son buenos cambios. Esto allana las bases para seguir mejorando, aunque solo sea en el potencial. Es un paso en la dirección correcta. En la medida en que estos cambios están sentando las bases para una mayor inclusión, los apoyo.

En cuanto a la Iglesia y sus líderes, sepan que les agradezco su atención. Ustedes hicieron lo correcto y aplaudo su disposición a revertir estas políticas. Pero por favor, no vuelvan a golpear. No aprovechen mi disposición para reconciliarme con ustedes como una oportunidad para golpearme de nuevo.

Sinceramente, una hermana mormona queer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.