No es bueno estar solo

Esta entrada también está disponible en: Portugués, Brasil

Discurso compartido en la Conferencia Internacional de Afirmación 2018

Luiz Correa, Administrador de contenido online en portugués

Por Luiz Correa

Desde que el mundo es mundo, la gente tiende a estar en grupos, porque con los grupos las personas se sienten más seguras, protegidas y muchas veces más valientes.

Hoy en día no es diferente, existen grupos para todo. El primer grupo es el familiar, después viene el escolar, de la Iglesia, del trabajo y en los días actuales tenemos las redes sociales. Es natural del ser humano buscar el grupo con el se siente más cercano y tiene afinidades. Pero también con la sociedad moderna, la tecnología, el número de personas que viven o están solas ha crecido cada año. Hoy en los grandes centros las casas se hacen para las personas que viven solas y esto ha aumentado considerablemente. En Brasil en mi ciudad São Paulo existen apartamentos de catorce metros cuadrados. Lo que demuestra que la sociedad está dirigiendo hacia el individualismo.

Muchas veces estar solo es una opción hecha por la persona, otras estar solo son las condiciones que la llevan a tal situación. La soledad cuando no se quiere estar solo puede, a menudo, ser perjudicial para la vida de esta persona.

Por ejemplo, sentirse excluido del grupo (lo mismo que por extraños), puede ser psicológicamente doloroso. Un trabajo reciente de Zhong y Leonardelli descubrió que los individuos que se sienten aislados describen un ambiente físico, en términos de temperatura, como siendo más frío. Como resultado, estas personas desean consumir bebidas más calientes para calentarse y disminuir la sensación de falta de calor. Un estudio publicado por la Northwestern University mostró que los adultos que se van a dormir solos y sintiéndose aislados, presentan a la mañana siguiente un aumento de los niveles de cortisol, hormona relacionada con el estrés, la obesidad y otros problemas de salud (como las enfermedades cardiovasculares)

Algunos síntomas de personas que se sienten o viven solas es la apatía, la soledad profunda, la baja autoestima y, a veces, la depresión.

Nosotros, como voluntarios de Afirmación, tenemos que mirar más a quien está a nuestro lado, no sólo a los que están ahí fuera en busca de ayuda, sino de los que están aquí dentro. ¿Cuántas veces desde que llegamos aquí en este espacio, miramos a uno de los nuestros y le dimos un abrazo y le preguntamos «cómo estás»? ¿Cuántas veces hacemos eso en nuestro día a día? Necesitamos escuchar más en lugar de sólo oír, a menudo una mirada, una palabra puede ser una petición de socorro y necesitamos estar atentos a eso, para que no perdamos a nadie por omisión. En mi vida como voluntario de Afirmación, siempre que encuentro a alguien de esta organización, le miro a los ojos y escucho lo que él o ella tiene que decirme. Todos los días yo mando un mensaje a alguien que forma parte de Afirmación para dar, por lo menos, un buen día y buenos deseos.

Gracias a cada uno de ustedes que están aquí presentes, sé que como hijos de Nuestro Padre Celestial, queremos estar más cerca de Él y para eso necesitamos seguir lo que Él nos dijo. Amaos unos a otros como yo os he amado.

 

 

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*