Blog, Excluido del hogar

Pensamientos sobre la muerte de PoX

Kris Irvin abraza a un mormón transgénero

Por Kris Irvin

Traducido por David Mansilla

Enviado a Afirmación después de la reversión de la política de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de noviembre de 2015 que prohibieron que los hijos de padres LGBTQ sean bendecidos y bautizados y rotuló como apóstatas a los miembros de la Iglesia que entran en matrimonios con personas del mismo sexo. Estos cambios se conocieron dentro de la comunidad mormona LGBTQ como la «política de exclusión», «política de noviembre de 2015» o «PoX». El día después de que se anunció la reversión de esta política, Nathan Kitchen, presidente de Afirmación, invitó a todos los que deseen compartir sus sentimientos auténticos y experiencias de dolor, ira, alivio, tristeza, felicidad, confusión, sea lo que sea lo que hayan sentido con la reversión de esta política. «Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.», escribió Kitchen en su invitación. Si tienes una historia para compartir acerca de la reversión de la política de exclusión, por favor envíelo a [email protected] También puede leer otras historias de la reversión de la política de exclusión.

Me llamo Kris Irvin. Tengo 32 años y soy un transexual asexual. Nunca antes había estado físicamente enfermo debido a la ansiedad, pero la reversión del PoX me dejó enfermo durante tres días. Temía la conferencia general. Sentí que tenía latigazo espiritual (y físico).

Mi historia con PoX no es tan dolorosa como otras. Para mí personalmente, acababa de salir del armario un mes antes del lanzamiento de PoX. Estaba tan emocionado por asumirme porque finalmente sabía la palabra para mi identidad de género y ya no tenía que sentirme como un bicho raro o solo.

Pero noviembre de 2015 me vio acostado en mi bañera casi todos los días tratando de reunir el coraje para terminar con todo. La única razón por la que todavía estoy aquí es porque sabía que mi hijo de 7 años sería el que me encontraría. No podría hacerle eso a él. Ese conocimiento es la única razón por la que sigo vivo. Ningún antidepresivo en el mundo hizo su trabajo, ningún terapeuta podría ayudarme, ninguna cantidad de estudio de las Escrituras u oración arregló lo que se sintió como la traición más despreciable de la Iglesia que amaba. Mi fe, mi hogar espiritual, me decía que pensaba que era antinatural, asqueroso y equivocado. Pensé que era increíble poder estar abierto y abierto sobre quién soy y quién Dios me creó para ser.

Y luego mis Padres Celestiales dieron esta revelación a mi Iglesia. ¿Qué dice eso sobre ellos? Estaba bastante seguro de que leí, «deja que los niños vengan a mí», de parte de Cristo, y no recuerdo que agregara, «a menos que el niño tenga padres queer». El primer artículo de Fe dice: «Creemos que los hombres serán castigados por sus propios pecados, y no por la transgresión de Adán». Pensé que esto significaba que los niños no podían ser castigados por los errores de sus padres, pero las acciones de la Iglesia con PoX me mostraron lo contrario.

Sé las respuestas que escuchamos a nuestro alrededor. «Esta Iglesia es imperfecta porque está dirigida por hombres imperfectos». Dígales eso a los niños que se suicidaron en los meses posteriores a esta revelación. Dígale eso a los adultos que se lastimaron o se suicidaron, a los matrimonios que fracasaron, a los niños que no pudieron crecer en una Iglesia de la que sus padres amaron y querían que formaran parte. Y, «es el momento de Dios». Entonces, ¿francamente? El tiempo de Dios apesta.

Mi hijo Toby cumplió 8 años tres meses después de la PoX. No le conté sobre la política porque no quería colorear sus sentimientos sobre el bautismo de una forma u otra. Quería que fuera su elección, tanto como siempre cuando tienes 8 años y has crecido SUD. Como no estaba haciendo la transición a las hormonas, porque todavía parezco más mujer que hombre, Toby pudo ser bautizado. Me he sentido culpable por CUATRO AÑOS porque a Toby se le permitió bautizarse mientras que los hijos de padres en un matrimonio homosexual no podían serlo. Pude «escabullirme» porque parezco cis/hetero. Pero debido a que esta Iglesia significaba mucho para mi esposo y mi hijo, me he mantenido tan callado como pude mientras fui tan honesto como pude.

No sé qué hacer ahora. Estoy tratando de ser feliz y, sinceramente, lo soy en cierto sentido. Estoy aliviado por mis hermanos homosexuales, lesbianas y bi. Finalmente, una herida supurante ha sido curada. Pero siempre tendrá una cicatriz, un agujero enorme donde perdimos tantas luces y vidas preciosas. Debido a una «revelación de Dios».

Siento muchas cosas, y creo que todos los sentimientos con respecto al PoX y su inversión son válidos. Estos sentimientos pueden ser muy dolorosos. No hagas caso a esto y no finjas que las cosas están bien ahora. Tenemos un largo camino por recorrer antes de que las cosas estén bien. Todavía estoy herido y frustrado porque una vez más, las personas transgénero, no binarias e intersexuales quedan completamente fuera de la Iglesia. No hay pautas para nosotros y parece que nuestro hogar espiritual nos ha repudiado por lo que Dios nos hizo ser. Ese no parece el amoroso Padre Celestial del que he oído hablar en la Escuela Dominical.

Las iglesias no deberían lastimar a las personas. Así no. Esto está mal. Me duele y estoy de luto. Y estoy muy, muy, muy cansado de esperar un cambio y que me tiren sobras por aferrarme. En una conferencia el fin de semana pasado, alguien habló sobre evitar el «cinismo de los de afuera» de la Iglesia. Sacudí mi cabeza cuando escuché esto. He encontrado a Cristo en el lado de afuera. He visto más amabilidad, he sentido más amor, he aprendido más sobre la naturaleza de Dios que nunca cuando estaba en el centro de la Iglesia. Dios bendiga a los cínicos de afuera.

Como Santos de los Últimos Días, una de las cosas más sagradas que podemos hacer es «llorar con los que lloran y consolar a los que necesitan consuelo». Estoy de luto. Llorar conmigo, párate conmigo. Y luego ayúdame a esforzarme por hacer un lugar para que todos pertenezcan a esta Iglesia. Tenemos un largo camino por recorrer. Pongámonos a trabajar.

Kris Irvin
http://www.twitter.com/krisis86

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.