Blog, Excluido del hogar

Perdiendo mi alma gemela por la Iglesia

Woman Heartbreak

Por Lori McAllister

Traducido por David Mansilla

Enviado a Afirmación después de la reversión de la política de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de noviembre de 2015 que prohibieron que los hijos de padres LGBTQ sean bendecidos y bautizados y rotuló como apóstatas a los miembros de la Iglesia que entran en matrimonios con personas del mismo sexo. Estos cambios se conocieron dentro de la comunidad mormona LGBTQ como la «política de exclusión», «política de noviembre de 2015» o «PoX». El día después de que se anunció la reversión de esta política, Nathan Kitchen, presidente de Afirmación, invitó a todos los que deseen compartir sus sentimientos auténticos y experiencias de dolor, ira, alivio, tristeza, felicidad, confusión, sea lo que sea lo que hayan sentido con la reversión de esta política. «Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.», escribió Kitchen en su invitación. Si tienes una historia para compartir acerca de la reversión de la política de exclusión, por favor envíelo a [email protected] También puede leer otras historias de la reversión de la política de exclusión.

Estoy más allá del dolor y la locura. Soy gay y fui criada mormona. Estaba feliz y enamorada, posiblemente con mi alma gemela, pero ella decidió que tenía que demostrar su amor y obediencia a Dios y vivir de acuerdo con las reglas de la Ley de Castidad (y de todos los mormones). En un lapso de tiempo de solo dos horas, pasó de decirme que no me preocupara y lo feliz que estaba y luego, después de una entrevista con su obispo, me dice que tiene que regresar a la Iglesia total y completamente.

¿Por qué el Espíritu sería tan fuerte, lo suficientemente fuerte como para que ella creyera que nuestra relación estaba mal y que necesita estar sola y célibe por el resto de su vida? Simplemente no puedo entender o aceptar que un Dios amoroso nos haría homosexuales y luego nos diría que debemos permanecer solos toda nuestra vida para demostrar nuestro amor y obediencia a Él.

Sé que todos tenemos pruebas, pero esta parece irracional y cruel. Ella estaba enojada con Dios y no oró durante cuatro años, mientras que yo lo hice. Todavía oraba todos los días, y todavía lo hago. Estábamos felices cuando ella no estaba orando, pero el día que ella comienza a orar nuevamente y tiene una entrevista con su obispo, me la quitan. ¿Por qué? Me hace sentir que solo era una prueba o prueba de Satanás que ella falló. Nuestra vida juntas parecía el destino. Pero, ¿cómo podemos obtener respuestas opuestas a nuestras oraciones sobre nuestra relación? Simplemente no tiene sentido. Estoy realmente desconsolada en muchos niveles. No voy a permanecer soltera y célibe y no puedo estar con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.