Blog, Excluido del hogar

¿A quién verdaderamente beneficia la reversión de la política?

Busy Street Crowd

Por Alan Williams

Enviado a Afirmación después de la reversión de la política de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de noviembre de 2015 que prohibieron que los hijos de padres LGBTQ sean bendecidos y bautizados y rotuló como apóstatas a los miembros de la Iglesia que entran en matrimonios con personas del mismo sexo. Estos cambios se conocieron dentro de la comunidad mormona LGBTQ como la «política de exclusión», «política de noviembre de 2015» o «PoX». El día después de que se anunció la reversión de esta política, Nathan Kitchen, presidente de Afirmación, invitó a todos los que deseen compartir sus sentimientos auténticos y experiencias de dolor, ira, alivio, tristeza, felicidad, confusión, sea lo que sea lo que hayan sentido con la reversión de esta política. «Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.», escribió Kitchen en su invitación. Si tienes una historia para compartir acerca de la reversión de la política de exclusión, por favor envíelo a [email protected]. También puede leer otras historias de la reversión de la política de exclusión.

Dada la noticia del «cambio de política», me gustaría ofrecer mis breves reflexiones sobre el asunto. Tengo entendido que la política de 2015 fue la «defensa» de la Iglesia contra la legalización nacional del matrimonio entre personas del mismo sexo. Por un lado, el contexto más amplio de los EEUU obligó a la Iglesia a reconocer los matrimonios y familias del mismo sexo como entidades reales para las cuales era necesario crear una política; antes de esto, la Iglesia no había abordado realmente la familiación* de estos hogares, centrándose en cambio en el comportamiento de los miembros individuales. Por otro lado, la política que decidió la Iglesia fue rechazar a las familias: tanto a los padres como a los niños. Avanzando hacia el día de hoy, la Iglesia ha «revertido» su política solo en la medida en que vuelve a centrarse en el comportamiento del individuo; como dice la Iglesia: «La conducta inmoral en las relaciones heterosexuales u homosexuales se tratará de la misma manera». Dado que las relaciones homosexuales son inherentemente consideradas inmorales, mientras que las heterosexuales no lo son, todo lo que vemos es una reafirmación estratégica del status quo anterior ahora que la Iglesia se siente más ajustada al contexto actual del matrimonio del mismo sexo legalizado.

Por lo tanto, lo que el cambio de política me ha hecho cuestionar es a qué parte de la demografía realmente se tiene como objetivo. Si bien no hay duda de que hay familias homoparentales que sus niños se vieron afectados por la política de 2015, la gran mayoría de los mormones LGBT no encajan en este grupo demográfico y, en general, se ven afectados por el problema dominante del «comportamiento inmoral». La política y su cambio se refieren a una conversación que la Iglesia está teniendo consigo misma: Una especie de «podemos encontrarnos a mitad de camino aquí» cuando el «tú» ni siquiera está considerado, y el «nosotros» representa una especie de cámara con eco heterosexista. Me recuerda una cita de 1964 de Malcolm X: «Si me metes un cuchillo en la espalda nueve pulgadas y lo sacas seis pulgadas, no hay progreso. Si lo sacas por completo no es un progreso. El progreso es sanar la herida que produjo el cuchillo. Y ni siquiera han sacado el cuchillo, mucho menos curar la herida. Ni siquiera admitirán que el cuchillo está allí».

Alan Williams ha realizado un extenso trabajo sobre la Iglesia y los problemas LGBT. Su trabajo incluye un ensayo en 2011: Diálogo: la encrucijada entre mormón y queer (Dialogue: Mormon and Queer at the Crossroads) y otro ensayo en el 2013: Mensaje Religioso: El curioso caso de los mormones y los derechos LGBT (Religion Dispatches: The Curious Case of Mormons and LGBT Rights). En 2009, Williams publicó una novela, La navaja de Ockham (Ockham’s Razor), una historia de amor agridulce entre personajes mormones gais por lo cual fue entrevistado por Afirmación en 2010.

*En el original se usa familiness. Esta palabra no existe. El autor la inventó para señalar el atributo de Familia que existe en los hogares homoparentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.