Necesitamos llegar a 50.000 dólares para el fin de año para fortalecer los líderes y grupos locales de Afirmación. ¿Nos ayudaría hoy con una donación para llegar a nuestra meta?

Blog, Dos grados fuera del centro

Dos grados fuera del centro: Siguiendo el sendero de baldosas amarillas

«Dos grados fuera del centro» es un blog mensual de Rich Keys sobre las luchas personales, cuestiones y temas que hablan de la experiencia SUD/LGBT. A veces es serio, a veces humorístico, pero siempre se acercará a las cosas desde una perspectiva ligeramente diferente.

Man looking down path through the woods in Autumn.

Por Rich Keys

Hay una vieja declaración que dice: «La religión es para las personas que no quieren ir al infierno, y la espiritualidad es para las personas que ya han estado allí». Así que muchos de nosotros en Afirmación estamos en un camino espiritual porque hemos tenido algunos tiempos muy, muy difíciles y la religión no ha proporcionado toda la ayuda que necesitamos. Sin embargo, sabemos que hay un Dios amoroso que conoce nuestro corazón, sabe dónde estamos y hacia dónde queremos ir, y tiene un amor y una sabiduría perfectos para ayudarnos en nuestro viaje.

En el devocional de BYU del año 2006, el autor Joseph Fielding McConkie contó la historia de cuando él era capellán SUD en la guerra de Vietnam.  Se supo que el Obispo Presidente de la Iglesia, Victor L. Brown, visitaría Vietnam del Sur y deseaba conocer a todos los militares y mujeres del SUD de un lado al otro del país. El hermano McConkie y otro capellán mormón fueron invitados a acompañar al élder Brown en su viaje. Vieron esto como la oportunidad de su vida: conocer a una autoridad general y preguntarle sobre todos los problemas que tenían los soldados mormones, y había muchos en esa guerra. Hicieron una lista de preguntas y luego memorizaron la lista. Mientras viajaban de reunión en reunión, le preguntaron al élder Brown la primera pregunta, y les dio algunos comentarios. Luego hicieron otra pregunta, y rápidamente quedó claro lo que estaban haciendo.

El élder Brown dijo: «Hermanos, les voy a contar una historia real. No les gustará, pero es una gran historia».

Luego les contó acerca de un miembro que tenía un problema difícil y fue a ver a su obispo por ayuda. El obispo hizo algunas preguntas para asegurarse de que entendía la situación, y luego dijo: «Sabes, no estoy seguro de cómo aconsejarte sobre esto, pero me reuniré con el presidente de estaca mañana por la noche, y le preguntaré y me pondré en contacto contigo después».

Se reunió la noche siguiente con el presidente de estaca, y después de revisar su agenda planificada, discutió el problema del miembro. El presidente de estaca hizo algunas preguntas para asegurarse de que entendía la situación, y luego dijo: «Obispo, no estoy seguro de cómo aconsejarle sobre esto, pero me reuniré con uno de los apóstoles mañana por la mañana , y le preguntaré, y me pondré en contacto con usted».

A la mañana siguiente, se encontró con el apóstol, y después de revisar su agenda planificada, discutió el problema del miembro. El apóstol hizo algunas preguntas para asegurarse de que entendía la situación, y luego dijo: «Presidente, no estoy seguro de cómo aconsejarle sobre esto, pero esta tarde me reuniré con el profeta y le preguntaré, y me pondré en contacto con usted».

Esa tarde, se reunió con el presidente David O. McKay, y después de revisar su agenda planificada, mencionó el problema del hermano. El profeta hizo algunas preguntas para asegurarse de que entendía la situación, y luego dijo: «Bueno, ese es su problema, ¿no es así?»

El élder Brown tenía razón, al hermano McConkie no le gustó esa historia, ¡pero fue una gran historia! Porque dejaron esa reunión al dándose cuenta de que tenían el mismo acceso, la misma oportunidad, la misma conexión que el profeta, para ir directamente al Señor por las respuestas a esas preguntas.

Más tarde en su vida, el hermano McConkie fue con su padre, el apóstol Bruce R. McConkie, con algunas preguntas sobre el Evangelio, y su padre le dijo: «Mira, Junior, tienes las mismas fuentes disponibles que yo». Ahora, su padre se fue, y las preguntas continúan, pero todavía tiene las mismas fuentes de respuestas que su padre tenía.

Incluso en una Iglesia donde a veces nos sentimos tan distanciados y distantes, es reconfortante saber que una de sus doctrinas centrales enseña que podemos ir directamente a la cima, que no hay intermediarios entre nosotros y Dios mismo. Donde sea que estemos en nuestro viaje, Él siempre está ahí.

Es un nuevo año… ¿Dónde estás en tu camino?
¿Te está llevando a donde quieres ir?
¿Estás dispuesto a pedir indicaciones?

 

Si disfrutaste esta publicación, asegúrate de revisar todas las publicaciones en la serie de blogs Dos grados fuera del centro.

One thought on “Dos grados fuera del centro: Siguiendo el sendero de baldosas amarillas

  1. Sí, hay una gran paz y sabiduría en recibir consuelo y revelación personal, al estudiar las escrituras y encontrar personajes que no eran del pueblo judío, o hebreo mejor dicho, que conservaron la fe y esperanza en el Gran Dios de Israel, yo como gay me encuentro en ese camino, creo profundamente en la veracidad de la Iglesia de JESUCRISTO de los Santos de los Últimos Días y sé que está es la iglesia verdadera, sé que el sacerdocio es la autoridad de Dios en la tierra dada a los hombres dignos para hacer la voluntad de Él Padre Celestial y JESUCRISTO, creo en el poder de dicho sacerdocio y aunque no soy digno de poderlo, tengo profundo testimonio en la voluntad de Dios y confío en que a pesar de ser gay, aún soy un hijo amado de Dios, Él me cuida y protege y de vez en cuando recibo revelación personal. Desde el 2009 cuando fui excomulgado a petición casi personal, me he sentido más cerca de Dios que antes, ya que trató de vivir siendo honesto y honrado para con Dios y los hombres, nunca me arrepentiré de haber entrado a su Iglesia ni de haber intentado por todos los medios cambiar, la vida me ha llevado por este camino, y vivido muchos momentos difíciles, aún así siempre me sentí protegido por Dios y sus ángeles y consolado por líderes que aunque no eran perfectos fueron el mecanismo por donde habló Jesucristo y así lo creo hoy.
    No tengo nada que enorgullece a un hombre, pero siempre busco la honestidad y ayudar a otros.
    No sé todas las cosas, muchas veces me he preguntado los por qué y para qué soy de la forma que soy, su significado y su destino, pero aún cuando sólo puedo esperar, me siento tranquilo en el hecho de que Dios conoce las intenciones de mi corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *