Blog, Excluido del hogar

Soy viejo hoy

Old Man on Bench

Por Kevin Rex

Enviado a Afirmación después de la reversión de la política de Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de noviembre de 2015 que prohibieron que los hijos de padres LGBTQ sean bendecidos y bautizados y rotuló como apóstatas a los miembros de la Iglesia que entran en matrimonios con personas del mismo sexo. Estos cambios se conocieron dentro de la comunidad mormona LGBTQ como la «política de exclusión», «política de noviembre de 2015» o «PoX». El día después de que se anunció la reversión de esta política, Nathan Kitchen, presidente de Afirmación, invitó a todos los que deseen compartir sus sentimientos auténticos y experiencias de dolor, ira, alivio, tristeza, felicidad, confusión, sea lo que sea lo que hayan sentido con la reversión de esta política. «Como Presidente de Afirmación, quiero estar seguro de que Afirmación no te oculta, ni a ti ni a tus experiencias, a medida que avanzamos.», escribió Kitchen en su invitación. Si tienes una historia para compartir acerca de la reversión de la política de exclusión, por favor envíelo a [email protected] También puede leer otras historias de la reversión de la política de exclusión.

Hoy me siento viejo después de saber cómo y qué siento ante la reversión de la terrible política. He visto tantos cambios doctrinales en el mormonismo, en la llamada Iglesia de Jesucristo. Hay uno justo ahí, dejaron de lado «mormón» para usar el nombre completo de la Iglesia. Por lo general me siento sabio después de haber experimentado tantas cosas todo este tiempo. El Manual General de Instrucciones en sí mismo es casi lo contrario a salvar almas, y reconozco que fue una «filtración» la que hizo pública la terrible política de exclusión, una política que llamó a los padres homosexuales apóstatas y que hizo que sus hijos sufrieran en consecuencia. Peleé con mis yernos, que son buenos muchachos heterosexuales. Una forma tan del Antiguo Testamento de hacer las cosas, así es la manera de instruir del Manual, cada jota y cada tilde siendo enumerada por el libro. Creí que los mormones éramos más intruidos como para caer en el microgestionamiento, y sin embargo, existe tal burocracia y tal «filtración» de la política se hizo necesaria. Ahora, ¿se ha ido? ¿Se puede borrar el bienestar espiritual y las vidas físicas tan fácilmente?

Esta vieja sabiduría mía huele a veces horrible, como un queso azul muy fuerte y envejecido. Me siento horrible y las políticas o la doctrina o lo que sea, son horribles. Recuerdo todos los otros cambios doctrinales o de política, o como se llamen, porque estuve allí. Los viví, tratando de ser obediente y «viviendo» el evangelio tal como lo presentaron las autoridades de Dios. Estuve en los obispados y en los consejos de la Estaca High y leí una y otra vez el Manual General de Instrucciones. Ahora, me doy cuenta de que una doctrina con cualquier otro nombre todavía huele horrible, así que asegurémonos de arrojar a Dios debajo de ese autobús lleno de manuales generales de instrucciones. Dios lo hizo. Dios hizo la política, luego la cambió porque «nosotros» estamos listos ahora para recibirla. Cuando era joven, Dios hizo la ley que decía cómo la masturbación causó que fuera gay en 1974, cuando comencé la pubertad. Dios reveló a sus profetas y apóstoles en ese entonces cómo podría superar toda mi homosexualidad; sólo deja de masturbarte. Ahora ha modificado esa política o doctrina, eliminando la parte de «te hace gay» y manteniendo el resto, aunque eso también puede cambiar. Nunca se sabe.

Después de mi misión y esforzándome al máximo no solo por dejar de masturbarme, sino por hacer Su trabajo y hacerlo con sinceridad, con amor, a la perfección, y entonces me plantearon que debía «volver a casa y casarme con una mujer y tener hijos». Todo saldrá bien y finalmente serás hetero, dijo la política, ¿o fue la doctrina? No puedo recordar cuál fue cuál. Pero definitivamente en el cielo, serás hetero. Luego, y luego, y luego… y continuó hasta que estuve viejo y deprimido, y prácticamente perfecto para ser un hombre mormón heterosexual. Y, mientras tanto, otras doctrinas o políticas malolientes también han llegado y se han ido. ¿Fueron todos estos cambios para mejor? Quizás sí, pero, ¿realmente funciona Dios con esta forma de dar giros de ciento ochenta grados? ¿Es él o ella realmente tan «omnipotente» que no puede encontrar mejores métodos de enseñanza? Soy viejo, y sé enseñar. Eso es algo que aprendí en el mormonismo. Yo enseño amor, y también sé cómo enseñarlo. Y, entonces, debo amar a mi madre y a mi padre, quien me dio el mormonismo y me enseñó lo mejor que pudieron cómo amar, y los perdono, tal como debería y debo, perdonar a los Cambiadores de Políticas. Perdónalos porque no saben lo que hacen. Va a ser dificil. Va a tomar un tiempo. Mientras tanto, seré gay, y he decidido casarme con un hombre, también exmormón, pero él no se casó con una niña y tuvo hijos, así que compartiré los míos con él y ¡todos los nietos también! Seremos abuelos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.