Blog

Un nuevo despertar en Sudamérica

image1Relación de la primera de muchas noches de hogar en Chile.

Todo estaba preparado: las sillas acomodadas, los vasos dispuestos, aguas de sabor sobre la mesa… ¡hasta papel higiénico en el baño! Ahora a esperar. ¿Había nervios? ¡Por supuesto que si! Nunca habíamos recibido visitas tan especiales en nuestro hogar; venían preguntas como ¿cuántos vendrán? ¿las indicaciones de cómo llegar fueron claras?

Hasta que sonó el citófono (interfón). Rodrigo fue el primero en llegar, no pasaron 5 minutos cuando salí a recibir a Roberto, Germán y Marcelo Madrid. A todos los recibí con un fuerte abrazo. Marcelo, con una carpeta bajo el brazo, me dice: «Me gusta usar muchas láminas para mis clases».

Comenzamos con un himno y laprimera oración la ofreció German. Roberto dirigió la noche de hogar, compartimos por un momento nuestros sentimientos sobre la conferencia «Vivir en Armonía», luego gracias al uso de la tecnología llamamos al Presidente Bustamante hasta San Fernando y conectamos el celular a los parlantes (bocinas), por lo que se escuchaba con voz fuerte y clara (como en Los Ángeles de Charly). Él nos compartió un mensaje espiritual  especial mientras esperábamos a Alfredo, que venia un tanto rezagado.

Marcelo comenzó a pegar sus ayudas visuales una a una en la pared, con delicadeza sacaba las láminas de su archivador, que se notaba ha cuidado por muchos años, y comenzó su clase. El tema: La Expiación. Qué grato fue escuchar a Marcelo y sobre todo su testimonio cuando al final hizo la pregunta: ¿Cómo funciona la Expiación en nuestras vidas el día de hoy?» lo que nos ayudó a compartir nuestros sentimientos, quedando con desafíos personales de meditar sobre la Expiación y nuestra propia vida.

Luego vino el refrigerio: pizzetas, empanaditas de jamón y queso, pollo pimentón, salsa verde de María Elena (que arrasó), krispo, queso crema con salsa de soya, jugos, bebidas, aguas de sabor; y como después de lo salado viene lo dulce, ¡una rica torta de piña!

Alfredo nos invitó a realizar el juego de la mímica de películas, hicimos dos grupos y salieron películas tan diversas como Dumbo y Los Vampiros en Venecia, nos reímos mucho y María Elena fue la jueza del cronómetro. Llegó la hora de despedirnos, pero todos con un sentimiento de haber vivido una linda y especial noche de hogar.

Marcelo nos invitó a realizar la última oración de rodillas a la cual accedimos. Con Maria Elena salí a despedirlos al portón con un fuerte y fraterno abrazo a cada uno. Me sentí -o más bien nos sentimos- reconfortadas, privilegiadas y por sobre todo agradecidas con la visita, nuestro hogar quedó con los buenos sentimientos de cada uno de los que asistieron.

Siento que este es el principio de grandes cosas, que en la medida que fortalezcamos los cimientos del grupo, se crearán nuevos recuerdos y buenas amistades.

Algo importante es que no nos olvidemos jamás que Dios nos ama, tal y como somos, y que si nos acercamos a Él, nos consolará y nos dará las fuerzas necesarias. «¡VAMOS, QUE SE PUEDE!» fue mi sentimiento, somos hijos e hijas de Dios, y eso es de INMENSO VALOR.

Hasta la próxima.

Cariños,

Paz Diferente

Afirmación: Mormones LGBT, Familias y Amigos Chile

image2

2 thoughts on “Un nuevo despertar en Sudamérica

  1. Se respira un sentimiento de unión y compañerismo muy grande en Afirmación Chile-Santiago, leer las palabras tan bellas de Carmén Paz me animan e invitan a ser una mejor persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.