Blog

Un Padre comparte su testimonio sobre el amor a su hijo

father-daughter-padre-hija-hijo-son-amorPor Kim Pearson

Traducción: Israel Flores Alvarez

Durante meses he estado sintiendo los impulsos de compartir mi testimonio de cómo el Padre Celestial ha guiado y ha respondido a nuestras oraciones sobre cómo ser padres de un hijo adolescente que es gay. Comparto el testimonio acerca del amor del Padre Celestial y Jesucristo por cada uno de nosotros, y como este amor debemos hacerlo llegar a nuestros hermanos y hermanas LGBT. Ese amor debe ayudarnos a hacer de nuestros barrios y estacas lugares acogedores, donde nuestros hermanos puedan sentirse bienvenidos.

A principios de esta semana, un joven contactó con nosotros ya que estaba interesado en volver a la Iglesia. Le habían dado nuestros nombres a través de amigos en común que son parte de Afirmación. Él era exmisionero y estaba casado con su marido, que no era miembro. Llamó a mi mujer, charlaron un poco y él decidió venir a la iglesia con nosotros. Se presentó en nuestro hogar 15 minutos más temprano y tuvimos una breve reunión, estaba tan nervioso, todavía tenía un testimonio del Evangelio, ha tratado de asistir a otras denominaciones religiosas, pero simplemente no pudo sentirse cómodo allí. Había escuchado recientemente acerca de los barrios que inclusivos con los miembros LGBT y pensó que tal vez había llegado el momento de regresar a la Iglesia. Le alentamos a sentarse con nosotros durante todas las reuniones dominicales, asimismo lo invitamos a cenar con su marido en nuestra casa por la noche. Le recordé que hoy era reunión de testimonios. Le hice saber que yo estaba pensando compartir mi testimonio ese domingo como he mencionado anteriormente. Y todos nos dirigimos a la iglesia.

speaking-in-church-discursoUna vez que entramos al salón sacramental me he dado cuenta de que un miembro de la presidencia de estaca estaba en el estrado. Mi corazón casi se detuvo debido a que este líder había ofrecido varias conferencias muy conservadoras sobre la Proclamación Sobre la Familia y el matrimonio del mismo sexo. Casi decidí no dar mi testimonio, pero luego el Espíritu me susurró seguir adelante. Mi hijo estaba tan nervioso, que pude sentir un ligero temblor en su cuerpo al estar a mi lado durante la Santa Cena. Así llegó el momento de ofrecer los testimonios y me puse de pie. Yo estaba llorando al momento de llegar al primer escalón del estrado, pero sentí el Espíritu tan fuerte, que mi corazón estaba lleno de un sentimiento enorme. Me di cuenta de que el joven que había venido con nosotros estaba llorando y parecía que todos los ojos de la capilla estaban sobre mí. No puedo recordar exactamente lo que dije, pero cuando terminé, escuche la cálida voz del Amén que provenía desde todos los rincones del edificio incluidos todos los hermanos que se encontraban en el estrado,  fue allí que supe que el  Padre en el Cielo había estado allí conmigo al compartir mi testimonio por medio de la confirmación del Espíritu

Después de la reunión, nuestro joven amigo tenía una luz, felicidad y agradecimiento que se reflejaba en sus ojos. Varios miembros se acercaron a nosotros después de llorar y compartir el hecho de que muchos de ellos también tenían familiares LGBT. He perdido la cuenta de los cálidos abrazos, apretones de manos y expresiones de agradecimiento de los miembros del barrio. Sé que esto no significa el fin de los retos que afrontaremos como familia en la crianza de nuestro hijo “pero compartir mi testimonio era lo correcto”.

discursoYa que muchos en la Iglesia simplemente no están seguros de cómo tratar el asunto. Los que tenemos seres queridos LGBT debemos buscar la dirección y seguir las indicaciones del Espíritu para determinar cómo podemos empezar a tratar el tema, incluso si solamente es posible hablar con una una persona a la vez. He sentido la guía del Espíritu como nunca antes en mi vida. La oración y la meditación me han acercado más a mi Padre Celestial, a Su Hijo, Jesucristo y al Espíritu Santo. El amor por mi hijo ha crecido y nuestra relación se ha hecho más fuerte. Él me dio un gran abrazo después de mi testimonio y puso su cabeza en mi hombro durante el resto de la reunión. Sé que recibiremos orientación en cuanto nos dirijamos a nuestro Padre Celestial. Tengo un conocimiento seguro de que mi hijo es un ser amado y guiado por el Espíritu ya que Nuestro Padre Celestial desea que todos regresemos al Hogar Eterno.

 

Puedes leer el original en inglés aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.