Necesitamos llegar a 50.000 dólares para el fin de año para fortalecer los líderes y grupos locales de Afirmación. ¿Nos ayudaría hoy con una donación para llegar a nuestra meta?

Artículos, Opinión

Vivir victoriosamente

Vivir victoriosamente
Vivir victoriosamente
Peter van der Walt
Peter van der Walt

Podemos estar de pie con fuerza a pesar del ruido blanco

Por Peter van der Walt
Julio de 2013

Sobrevivir no es suficiente. Solamente sobrellevar, buscar la salida, intentar alcanzar el bienestar, como si eso fuera algo a lo que valiera la pena aspirar, no solo nos roba todo nuestro potencial, sino que es una negación del poder y la promesa de un Dios que da la vida.

Y, sin embargo, justo cuando estoy a punto de progresar, justo cuando estoy a punto de sentirme bien o de ser feliz, una celebridad moral santurrona dice algo que irrumpe en mi burbuja. Lo hacen bien —practican todo el tiempo— y siempre hablan con una gran convicción.

Como muchos celebraron la derogación del Acta de Defensa del Matrimonio (DOMA), otros se quejaron acerca de cómo sería el fin de la civilización. Cuando la Proposición 8 fue revertida, miles lloraron lágrimas de alegría. Otros se amontonaron en la retórica iracunda. Publicas una imagen feliz en tu muro de Facebook… y uno de tus contactos siente la necesidad de llevarte de nuevo a la tierra con una cínica diatriba o comentarios groseros. Debe ser necesario que haya oposición en todas las cosas, parece (2 Ne. 2:27).

Para muchos de nosotros, tanto LGBT como heterosexuales, nuestro caminar religioso puede parecer una batalla constante. Hemos sido sometidos a mucho, y algunos de nosotros en realidad hemos sido heridos. El resultado es que siempre parece que estamos en la etapa de curación: tratando de hacer frente; intentando mejorar; tratando de llegar bien.

Aquellos que siempre nos recuerdan lo malo que somos no parecen tener el mismo problema. Parecen positivamente fabulosos… siempre están ahí para gorjear, denigrar, denunciar o atacar, con tanta seguridad en sí mismos, y sus círculos son todos de apoyo. Ellos son, después de todo, la mayoría. El status quo los afirma.

Ahora, la sanación es importante. Si has estado muy dolido, quiero alentarte a que hagas lo que necesites para sanar y mejorar. Pero también llega un punto en el que «estar bien» no es suficiente: queremos caminar con fuerza. Vivir la vida cabalmente, conquistando nuestra felicidad con vigor y pasión. Un punto donde ya no estamos a la defensiva y tenemos nuestra propia seguridad. Cuando no solo sobrevivimos, sino que prosperamos.

Hay mucho ruido blanco en el mundo. A veces, de personas que nos importan. A veces, desde el liderazgo de la Iglesia. En mi propia experiencia, lo que debemos hacer con el ruido es desconectarlo.

Cuando se trata de mi propio camino religioso, descubrí que la irritación y el dolor causados por aquellos que se oponen constantemente a mí disminuyen en proporción directa a lo espiritualmente nutrido que estoy. Es difícil sentir confianza cuando rara vez oro, nunca canto un himno, vivo de crisis en crisis y me olvido de acercarme deliberadamente a Nuestro Padre Celestial.

Cuando conozco mis Escrituras como la palma de mi mano, me fortalezco con actividad regular, elevo mi espíritu con la cercanía que obtengo de la oración, canto mis himnos, hago mi ayuno, entonces las palabras de los injustos son reveladas para ser exactamente lo que son. Ridículas. Aquellos que propagan prejuicios han estado tan consistentemente equivocados a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Estoy extremadamente orgulloso de los mormones. Durante el año pasado, he visto a Santos de los Últimos Días, homosexuales y heterosexuales, hombres y mujeres, blancos y negros, jóvenes y ancianos, caminar en las marchas del orgullo gay por todos los Estados Unidos. He visto recursos y grupos que apoyan, ayudan, promueven y sirven: gente común que trabaja para una dispensación más justa.

Seguramente hay quienes no apoyan el creciente arco que se curva hacia la justicia. Pero en realidad, realmente, en serio: ¿a quién le importa?

Es hora de que la gente buena deje de pedir disculpas por sí misma y por sus seres queridos. Es hora de que caminemos erguidos, propaguemos el amor y hagamos del mundo un lugar mejor. Sí, algunos llorarán por indignación moral (como lo hicieron una vez sobre el matrimonio interracial). Sintoniza a los que no hablan como si fueran el tío molesto de la reunión familiar.

Algunas personas de dura cerviz insistirán en que Dios te ha abandonado o que Él es tan intolerante como algunos de los que dicen estar siguiéndolo. La idea de que Él desaprueba es simplemente errónea.

Dios NO te ha repudiado. Él NO te ha echado de su lado para siempre. ¿Dónde está la carta de divorcio de tu madre? ¿A quién te he abandonado, o a cuál de mis acreedores te he vendido? (2 Nefi 7:1).

Entonces, realmente…

Enderézate. Diviértete. Has un poco de ruido. Vive un poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *